El EXOCAT busca registros de un parásito de la chumbera

15 de junio 2017

Las manchas blancas ubicadas sobre algunas pencas de la chumbera, una planta invasora, corresponden a colonias de un insecto también exótico que ha seguido al cactus desde América.

Autor: Federico López Barrachina (CC BY-SA 3.0)

Aspecto de la afectación que provoca la cochinilla del carmín sobre la chumbera. Autor: Federico López Barrachina (CC BY-SA 3.0)

La cochinilla del carmín (Dactylopius opuntiae) es un insecto exótico que parasita una planta invasora, la chumbera (Opuntia ficus-indica), que ya lleva siglos con nosotros. Este cactus es originario de México donde recibe el nombre de ‘nopal’, y fue importado a partir de la colonización del Nuevo Continente.

Allí es habitual ver unas manchas blancas de aspecto algodonoso sobre las pencas de la chumbera, que corresponden a colonias de miles de hembras del insecto. El parásito puede desde llegar a debilitar ligeramente la Opuntia, hasta hacer perder la cosecha de higos, o incluso en casos extremos llegar a matar la planta. De hecho, en América Central se cultiva este insecto, ya que es a partir del que se extrae el pigmento para hacer carmín, de ahí su nombre.

Detall d'una colònia de caparreta del carmí sobre la figuera de moro, a la Palma, illes Canàries. Autor: Frank Vincentz (CC BY-SA 3.0)

Detalle de una colonia de cochinilla del carmín sobre la chumbera, en la Palma, islas Canarias. Autor: Frank Vincentz (CC BY-SA 3.0)

Aprovechando que, a pesar de ser un insecto muy pequeño, las colonias que forma son muy fáciles de ver e identificar, los gestores del proyecto EXOCAT quieren recoger los primeros registros sobre esta especie exótica para conocer su localización sobre el territorio catalán. Hasta ahora, no se ha actuado para detener la cochinilla del carmín, no parece que vaya a ser un problema, dado que afecta a una especie invasora como la chumbera, o eventualmente otros cactus, todos ellos también exóticos.

Se cree que en Cataluña la cochinilla llegó en primera instancia por el Maresme o Collserola, y se desconoce cómo de extendida está, aunque sí se sabe que ya está instalada. De momento sí que se pueden observar ejemplares de Opuntia ficus-indica bastante afectados en la sierra de Collserola, y en el Parque dels Tres Turons de Barcelona, ​​entre otros lugares. Por otra parte, la Asociación Galanthus puso en marcha durante el 2015-2016 un proyecto en las islas Medes para estudiar la viabilidad del uso de la cochinilla como agente de control biológico de la chumbera.

Si queréis ayudar a recoger datos sobre ésta o de otras especies exóticas e invasoras, podéis rellenar este formulario con vuestras observaciones, o entrarlas al proyecto dentro de la plataforma Natusfera.

, , , , , , ,

Albert Naya i Díaz
Fascinado por la singularidad de nuestra Tierra, he sido recientemente viajero por necesidad, y antes aprendiz de professor de Ciencias de instituto por vocación. Y aún antes, cuatro años de Biología Ambiental (2010-14) y cuatro más de Periodismo (2006-10), siempre en la UAB, que me han servido para ser técnico de comunicación al CREAF desde el 2 de diciembre de 2015.
Artículos relacionados
Las raíces del cielo: literatura y ecología
26 de junio 2017Jaume Terradas
En recuerdo de Maria Rosa Miracle
23 de junio 2017Jaume Terradas
Esa película viscosa que envuelve a la Tierra
6 de junio 2017Francisco Lloret
,
Las abejas solitarias viven miles de aventuras para hacerse el nido
2 de junio 2017Verónica Couto Antelo
,
Orígenes de la ecología terrestre en Cataluña
29 de mayo 2017Jaume Terradas

Follow CREAF on: