,

El calentamiento global nocturno limita la captación de CO2 de la flora boreal

5 de septiembre 2013

Las temperaturas nocturnas han aumentado 1,4 veces más rápido que las diurnas en el planeta. Esta asimetría altera los flujos de carbono y el crecimiento vegetal, según un trabajo en el que participa el CREAF

Al anochecer, cuando la fotosintesis se detiene, la respiración de la vegetación continua. El mayor calentamiento nocturno que diurno de nuestro planeta afecta especialmente este proceso, con efectos que impactan significativamente sobre el balance de carbono global

Al anochecer, cuando la fotosintesis se detiene, la respiración de la vegetación continua. El mayor calentamiento nocturno que diurno de nuestro planeta afecta especialmente este proceso, con efectos que impactan significativamente sobre el balance de carbono global

El aumento de temperatura que está experimentando el planeta se ha repartido de forma desigual a lo largo del último siglo. En concreto, las temperaturas mínimas, registradas durante la noche, han crecido 1,4 veces más que las temperaturas máximas experimentadas durante el día. Este fenómeno ha provocado la alteración de los flujos de carbono y del crecimiento vegetal en el hemisferio norte, según revela una investigación internacional en la que ha participado el CREAF y que se publica hoy en la revista Nature.

Esta conclusión se desprende del análisis de datos recopilados a lo largo de 28 años sobre la cantidad la calidad y el desarrollo de la vegetación; así como de mapas de intercambio de CO2 y de medidas in situ de este gas en las atmósferas de Alaska y Hawai (ambos en Estados Unidos).

Los efectos sobre el aumento de las temperaturas máximas en ambos ecosistemas ya eran conocidos. No obstante, según Peñuelas, “este estudio pone de relieve que el aumento de las temperaturas nocturnas también se debe tener en cuenta”.

En las regiones boreales, frías de alta montaña y húmedas templadas, el aumento generalizado de las temperaturas diurnas (máximas) estimula la fijación de CO2 durante las horas de sol pero el mayor aumento de las temperaturas de noche (mínimas) estimula aún más la respiración, limitando así la  captura de CO2. Además, en las regiones templadas y áridas se ha comprobado justo el efecto contrario, lo que añade asimetría a este flujo, que está directamente relacionado con el crecimiento vegetal.

El investigador del CREAF y del CSIC Josep Peñuelas, único español en la investigación, señala: “Para poder hacer previsiones fiables y sacar conclusiones sobre el funcionamiento de los ecosistemas terrestres y su capacidad de absorción de CO2 debemos incluir fenómenos esenciales como este en nuestros modelos”.

 

Peng S, Piao S, Ciais P, Myneni RB, Chen A, Chevallier F, Dolman AJ, Janssens Y, Peñuelas J, Zeng H, Zhang G, Vicci S, Wan S, and Wang S (2013) Asymmetric effects of day and night-time warming on Northern Hemispheric vegetation. Nature. DOI: 10.1038/nature12434

, , , , , , , , , ,

Anna Ramon Revilla
Responsable de comunicación en el CREAF. Soy licenciada en Biología por la UAB y Máster en Comunicación Científica y Ambiental por la UPF. Apasionada de la comunicación corporativa con más de 7 años de experiencia en el sector de la I + D + i en temas ambientales. Desde el año 2011 conduzco la estrategia de comunicación del CREAF.
Artículos relacionados
Una historia en Trieste
13 de agosto 2018Francisco Lloret
Detectada una nueva especie invasora de mosquito gracias a Mosquito Alert
7 de agosto 2018Albert Naya i Díaz
,
Vídeo con el balance final del proyecto ‘ISACC Tordelta’
6 de agosto 2018Albert Naya i Díaz
Vivir en una isla es una decisión inteligente
31 de julio 2018Albert Naya i Díaz
,
Los árboles ‘mimados’ son los más vulnerables a la sequía
26 de julio 2018Giulio Nigro

Follow CREAF on: