El reverdecimiento de la tierra está llegando a su límite

19 de septiembre 2017

Un nuevo estudio liderado por Josep Peñuelas y publicado en Nature Ecology and Evolution revela que la abundancia de CO2 en la atmósfera ya no tiene el potente efecto fertilizante que tenía hasta ahora sobre la vegetación. El reverdecimiento que se había observado en los últimos años se está frenando y esto hará que los niveles de CO2 en la atmósfera suban, que aumenten por tanto las temperaturas y que haya cambios en el clima cada vez más severos.

Foto: Josep Fuster (CC-BY)

Foto: Josep Fuster (CC-BY)

Los ecosistemas terrestres están dando señales de saturación y se está debilitando su capacidad para capturar carbono atmosférico. Asimismo, el calentamiento global provoca que estos ecosistemas sean cada vez menos productivos, especialmente durante las olas de calor. Un estudio publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, y liderado por el investigador del CSIC en el CREAF Josep Peñuelas, concluye que la menor productividad y la desaceleración de la captación de carbono provocarán un cambio de escenario.

“De un escenario global dominado por los efectos positivos de la fertilización de carbono y nitrógeno pasaremos hacia otro caracterizado por la saturación de los ecosistemas y con mayores impactos del cambio climático", comenta el Dr. Peñuelas.

Gracias a los ecosistemas terrestres, anualmente se retira cerca de un tercio de las emisiones de dióxido de carbono que generamos los humanos con el uso de los combustibles fósiles, la industria y el cambio de usos del suelo. “Si las emisiones humanas siguen aumentando y los ecosistemas cada vez son menos eficientes en retirar el carbono, pasaremos de un escenario donde el exceso de CO2 ya no actuará tanto como un fertilizante que favorece el crecimiento de la vegetación, hacia un período donde la mayor cantidad de carbono atmosférico acelere el calentamiento global”, explica Peñuelas. De hecho, “no sólo los ecosistemas podrán secuestrar cada vez menos carbono, sino que éste permanecerá menos tiempo en las plantas y los suelos y será devuelto antes a la atmósfera“, añade Jordi Sardans, coautor e investigador del CREAF.

La falta de nutrientes provoca que la vegetación no crezca indefinidamente

Los ecosistemas actúan como un tampón con la captura del carbono que ayuda a frenar los efectos del incremento de CO2 y a reducir los impactos del cambio climático. Pero actualmente la falta de otros nutrientes, como el potasio y sobre todo el fósforo, y los cambios en el clima empiezan a ser unos obstáculos insalvables y limitan el crecimiento de las plantas. “La disponibilidad de nutrientes en el futuro será la que marque la capacidad de la vegetación para retirar el carbono de la atmósfera.

Es necesario que entendamos mejor cómo funciona el ciclo del fósforo y qué factores regulan su circulación a los ecosistemas ", explica Marcos Fernández Martínez, investigador del CREAF y uno de los autores del estudio.

“La severidad de fenómenos climáticos como las sequías también son especialmente negativas para la productividad de las plantas, sobre todo si ocurren en períodos de crecimiento de la vegetación”, explica Jofre Carnicer, autor del estudio e investigador del CREAF. De hecho, un calentamiento global de 2 ºC no incrementaría mucho la frecuencia de olas de calor. Pero con un incremento de 3 ºC, veranos tan calurosos como el de 2003 se producirían cada tres o cuatro años, lo que afectaría la captación de carbono de los bosques mucho más que hasta ahora.

Durante el 2015 hubo grandes incendios en el sudeste asiático, blanqueamiento del coral en Australia, sequías en África e inundaciones en Sudamérica asociadas a un Niño histórico, alimentado por las temperaturas récord y que ilustran esta transición hacia un mundo más cálido. Por lo tanto, “debemos conocer mejor los impactos del cambio climático y saber qué medidas de mitigación hay que aplicar para cumplir los acuerdos de la COP21 sobre el aumento de temperatura del planeta”, finaliza el autor principal de la investigación, Josep Peñuelas.

ARTÍCULO

Peñuelas J., Ciais P., Canadell JG., Janssens I., Fernandez-Martinez M., Carnicer J., Obersteiner M., Piao S., Vautard R., Sardans J. (2017). Shifting from a fertilization-Dominated to a warming-Dominated period. Nature Ecology & Evolution. DOI: 10.1038/s41559-017-0274-8

, , , , , , , , , , , , , ,

Albert Naya i Díaz
Fascinado por la singularidad de nuestra Tierra, he sido recientemente viajero por necesidad, y antes aprendiz de professor de Ciencias de instituto por vocación. Y aún antes, cuatro años de Biología Ambiental (2010-14) y cuatro más de Periodismo (2006-10), siempre en la UAB, que me han servido para ser técnico de comunicación al CREAF desde el 2 de diciembre de 2015.
Artículos relacionados
, , ,
Cuatro científicos españoles reciben el premio Nature
5 de diciembre 2017CREAF
Resum de la jornada “Invasions biològiques: punt de trobada entre recerca i gestió”
5 de diciembre 2017CREAF
Los bosques frenan, de momento, el aumento de CO2 y el cambio climático
4 de diciembre 2017Albert Naya i Díaz
Josep Peñuelas aparece en la lista de científicos más influyentes del mundo
27 de noviembre 2017Albert Naya i Díaz
¿Qué es y cómo se gestiona un bosque maduro? Encuentro en el PN dels Ports
24 de noviembre 2017Albert Naya i Díaz

Follow CREAF on: