,

La ciencia ciudadana, una gran aliada para vigilar las especies exóticas

26 de julio 2019

La globalización no facilita sólo el turismo, el comercio internacional y el intercambio de culturas, sino que también favorece la entrada de especies exóticas.

La mayoría de las nuevas especies introducidas no se adaptan bien al nuevo paisaje y mueren, o se establecen en pequeñas poblaciones. Pero en algunos casos sí pueden sobrevivir, extenderse rápido por nuestro territorio y competir con las especies nativas hasta el punto de desplazarlas. Son las que se conocen como especies exóticas invasoras.

Las especies invasoras son un problema medioambiental que amenaza la biodiversidad del territorio.

Casos conocidos como la oruga del boj (Cydalima perspectalis), la avispa asiática (Avispa velutina) o la tortuga de Florida, resultan ser un problema medioambiental que amenaza la biodiversidad del territorio. Además del impacto ecológico, las especies invasoras pueden provocar un impacto en nuestra economía y en la salud humana, ya que pueden ser transmisoras de enfermedades como es el caso del mosquito tigre (Aedes albopictus).

Tortuga d'orelles vermelles (Trachemys scripta elegans) és un rèptil que ja fa temps que ha esdevingut invasor a Catalunya. Autor: Brent Myers (CC BY 2.0)

Tortuga de Florida (Trachemys scripta elegans) es un reptil que hace tiempo que se considera invasor en Cataluña. Autor: Brent Myers (CC BY 2.0)

Las especies exóticas pueden entrar de manera no intencionada, a través de infraestructuras de transporte o de riego (canales, carreteras, etc.) o del transporte marítimo, como es el caso del mejillón cebra que fue introducido con las aguas de lastre de los grandes barcos a los Grandes Lagos americanos y en el casco de pequeñas embarcaciones a la cuenca del Ebro y del Llobregat. También hay muchos casos de especies introducidas y liberadas de manera intencionada por el ser humano, como por ejemplo animales de compañía o plantas ornamentales.

Foto: Martin Grimm (CC BY-NC-SA 2.0)

Mejillón cebra (Dreissena polymorpha). Foto: Martin Grimm (CC BY-NC-SA 2.0)

Es muy importante detectar las especies introducidas con potencial invasor y actuar lo más rápido posible, una vez instaladas es muy difícil erradicarlas. Si ya se han extendido por el territorio, es esencial hacer el seguimiento de su expansión, valorar cuál es la afectación que tienen en el medio natural, así como el impacto en nuestra sociedad.

Es muy importante detectar las especies introducidas con potencial invasor y actuar lo más rápido posible.

Recoger y unificar la información sobre las especies exóticas que llegan a un territorio es una tarea ingente que plantea muchos retos. Aun así, la rápida evolución de la tecnología y de las redes sociales ha hecho que la ciencia ciudadana se haya convertido en un aliado muy potente para hacer esta tarea. Cada vez hay más proyectos con aplicaciones móviles y webs que recogen observaciones para detectar y hacer el seguimiento de las especies exóticas que llegan al medio natural. Además, estos proyectos tienen un componente divulgativo y formativo muy importante y ayudan a la toma de conciencia sobre estas especies y su impacto.

La rápida evolución de la tecnología y de las redes sociales ha hecho que la ciencia ciudadana se haya convertido en un aliado muy potente para recoger y unificar la información sobre las especies invasoras.

Una de las bases de datos de referencia en el estudio de las especies exóticas (invasoras o no) en Cataluña es EXOCAT. Es un proyecto que coordina el CREAF por encargo de la Generalitat de Cataluña, el responsable científico es Joan Pino, director actual del CREAF. El proyecto quiere mejorar la gestión y el flujo de información de las invasiones biológicas. Para hacerlo, compila y organiza datos sobre la distribución, los modos de introducción y los impactos, entre otros, de las especies exóticas que se han detectado en el territorio. Los datos son inéditos o publicados, y provienen de muchas instituciones y particulares que trabajan en este tema a través de diferentes programas de seguimiento (Parques Naturales, Agentes Rurales, centros de investigación, diputaciones, etc). La plataforma publica informes de manera abierta desde 2012 y ya tiene más de 1200 especies exóticas registradas de las que un 14% tienen un comportamiento invasor.

Una de las bases de datos de referencia en el estudio de las especies exóticas (invasoras o no) en Cataluña es EXOCAT.

Además, quiere ser una plataforma que también integre información ciudadana y por eso está poniendo a punto el traspaso de información a la plataforma de los proyectos de ciencia ciudadana que recogen datos sobre biodiversidad. Entre estos destaca el caso de Natusfera, que cuenta con un proyecto específico que recoge las especies incluidas en EXOCAT. Si has visto alguna especie exótica y quieres informarlo a EXOCAT llena este formulario.

Los datos que recogen EXOCAT y otras plataformas de participación ciudadana pueden ayudar a investigadores y administraciones a entender y gestionar las especies exóticas de una manera más eficaz.

¿Cómo podemos colaborar en el estudio y la gestión de las especies exóticas invasoras?

A continuación, os presentamos algunos ejemplos de seguimientos sencillos de especies exóticas que ya se han detectado en España y algunos proyectos de ciencia ciudadana que ya recogen información sobre ellas.

Desenfunda tu cámara en el espacio urbano y haz fotos de pájaros exóticos

En el paisaje urbano, si nos fijamos, observaremos que hay muchos tipos de pájaros, autóctonos y exóticos. Desde el Institut Català de Ornitologia (ICO) en fan el seguimiento para conocer su movimiento y distribución. Los ciudadanos aficionados a la ornitología pueden participar al ICO enviándolos observaciones a través de Ornitho.cat. Barcelona es uno de los lugares más propicios para observar loros exóticos (Atlas ICO Barcelona).

Una de las especies que encabeza la lista de invasoras al ICO es la cotorra argentina (Myiopsitta monachus). El pájaro, originario de hábitats sabanoides sudamericanos, ya forma parte de muchas ciudades europeas, entre ellas Barcelona donde cada 8-9 años la población se duplica. La problemática asociada a su incremento es que compite por la búsqueda de alimento contra gorriones nativos, además, pueden transmitir enfermedades infecciosas (e.g. psitacosis) y ser una fuente de alérgenos.

Cotorreta pitgrisa (Myiopsitta monachus). Autor: Jean Bisetti. Font: Ornitho.cat, Institut Català d’Ornitologia (ICO)

Cotorra argentina (Myiopsitta monachus). Autor: Jean Bisetti. Font: Ornitho.cat, Institut Català d’Ornitologia (ICO)

Otro pájaro exótico que encontramos en ciudades Europeas es la cotorra de Kramer (Psittacula Krameri), originaría de África central e India. En España, de momento, no se ha establecido como la cotorra argentina, pero también compite con las especies autóctonas y puede transmitir la psitacosis. A pesar de que todavía no ha causado en España un impacto agrícola, se considera una plaga agrícola en sus lugares de origen y en el Reino Unido ya se ven daños a la agricultura. La Comisión Europea la incluye entre las 100 peores especies invasoras.

Cotorra de Kramer (Psittacula krameri). Autor: Jordi Comellas Novell. Font: Ornitho.cat, Institut Català d’Ornitologia (ICO)

Cotorra de Kramer (Psittacula krameri). Autor: Jordi Comellas Novell. Font: Ornitho.cat, Institut Català d’Ornitologia (ICO)

También se ha detectado recientemente en Barcelona la cotorra de cabeza negra (Nandayus nenday), originaría de la América del Sur, no se ha establecido todavía, pero tenemos que permanecer atentos.

Las excursiones al bosque son un buen momento para disfrutar la natura y vigilar las especies exóticas invasoras, como la oruga del boj

Una de las especies exóticas invasoras que está causando mayor impacto en el paisaje de Cataluña es la oruga del boj (Cydalima perspectalis). La oruga, de origen asiático, se alimenta vorazmente de las hojas de los bojes. Desde 2014 ya ha desolado los bojedales de varias comarcas en Cataluña y continúa extendiéndose. El proyecto de ciencia ciudadana, coordinado por el CREAF, Alerta Forestal, recoge observaciones de los ciudadanos de las zonas de bojes afectados. Los participantes envían sus fotos a través de una aplicación móvil o la web-app. Las imágenes son validadas por expertos y se utilizan para hacer el seguimiento de la evolución de la especie y valorar su impacto en el medio natural. Alerta Forestal ya cuenta con más de mil usuarias y usuarios registrados y 250 observaciones de paisajes afectados por la oruga del boj.

Eruga del boix. Autor: Emili Bassols i Isamat, Parc Natural de la Zona Volcànica de la Garrotxa. DTES.

Oruga del boj (Cydalima perspectalis) . Autor: Emili Bassols i Isamat, Parc Natural de la Zona Volcànica de la Garrotxa. DTES.

Otra especie con potencial invasor es el nematodo de la madera del pino, (Bursaphelenchus xylophilus), es un parásito de los pinos procedente de Norteamérica que puede provocar la muerte de los árboles. Se ha extendido por algunos países de Europa. Portugal ha sido con gran diferencia el país más afectado hasta hoy, todavía no se ha establecido en España, pero se han registrado incursiones en zonas limítrofes con Portugal, como por ejemplo Extremadura, Galicia y Castilla y León. El transporte que utiliza para pasar de árbol a árbol es el coleóptero, Monochamus spp.

Monochamus spp. Foto: Claire Tresse (CC BY-NC-SA 2.0)

Monochamus spp. Foto: Claire Tresse (CC BY-NC-SA 2.0)

Especies exóticas con impacto a la economía: ¿qué podemos hacer para informar de su presencia?

Algunas de las especies exóticas invasoras no se alimentan solo de especies del medio natural, sino que encuentran sus platos preferidos entre los cultivos humanos. Es el caso del chinche apestoso marrón marmolado (Halyomorpha halys), un himenóptero invasor en Cataluña que se detectó por primera vez en Girona el 2016. Originario del continente asiático, tiene un gran impacto en la economía agrícola, ya que puede alimentarse de cerca de 170 especies de plantas, con preferencia por leguminosas, hortalizas y los árboles frutales. Se está extendiendo poco a poco por toda Europa debido al comercio de las plantas de las que se alimenta. En este contexto, el IRTA abrió un proyecto para recoger imágenes del chinche a través de la plataforma Natusfera, una plataforma de participación ciudadana que recoge todo tipo de observaciones de especies a través de su web o app. Natusfera es una iniciativa impulsada por el CSIC, GBIF España, el Instituto de Ciencias de Mar (ICM) y el CREAF. Cuenta con 10,991 ciudadanas y ciudadanos registrados y 206,983 observaciones recibidas de 10,805 especies.

Bernat marbrejat (Halyomorpha halys). Font: Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació (DARP)

Chinche apestoso marrón marmolado (Halyomorpha halys). Font: Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació (DARP)

Otra especie exótica invasora en España es la conocida avispa asiática (Vespa velutina). Uno de los problemas que se asocia a la especie es que el “plato principal” de su menú es la abeja melífera (Apis mellifora). La disminución de nuestra abeja ha provocado un impacto socio-económico relevando en las zonas melíferas del norte de España. También se sospecha que la misma avispa tiene efecto sobre otros productos agrícolas, como flores o frutos cultivados que consumen los ejemplares adultos. Vespapp es un proyecto de ciencia ciudadana dedicado exclusivamente a hacer el seguimiento de su expansión. El proyecto lo coordina la Universitat de les Illes Balears.

Vespa asiàtica (Vespa velutina). Foto: Gilles San Martin (CC BY-SA 2.0)

Avispa asiática (Vespa velutina). Foto: Gilles San Martin (CC BY-SA 2.0)

También tenemos que tener cuidado con el pulgón amarillo de la caña de azúcar (Sipha Flava), nativo del Norte de África. En el 2015 investigadores de la UAB, del CREAF y de la Universidad de León lo detectaron por primera vez en Tarragona y Girona. La preocupación con esta especie es que su fuente de alimento es la caña de azúcar y, si se extiende, no se sabe hasta qué punto podría afectar a cultivos parecidos como el arroz o el maíz en Europa.

El pugó groc de la canya de sucre localitzat a Espanya. (Foto: Nicolás Pérez Hidalgo)

El pulgón amarillo de la caña de azúcar (Sipha flava) localizado en España. (Foto: Nicolás Pérez Hidalgo)

Mosquito Alert, una plataforma con la que podemos vigilar los mosquitos invasores transmisores de enfermedades

Un pequeño insecto con un gran impacto a la salud humana es el mosquito tigre (Aedes albopictus). Este mosquito, originario del sudeste asiático, se detectó en España por primera vez en 2004, concretamente en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). Los últimos años se ha extendido por la costa avanzando hacia el interior con rapidez. Está catalogado como invasor y es peligroso porque puede transmitir enfermedades globales como el Zika, el Dengue y la fiebre Chikungunya. Mosquito Alert es una plataforma de ciencia ciudadana, coordinada por el CREAF y el CEAB-CSIC, que realiza el seguimiento del mosquito tigre, ya ha recibido más de 5,400 observaciones de esta especie.

Autor: Roger Eritja www.eritja.com. Font: web Mosquito Alert

Mosquito tigre (Aedes albopictus). Autor: Roger Eritja www.eritja.com. Font: web Mosquito Alert

La aplicación no sólo ha recibido observaciones de mosquito tigre, sino que el año pasado recibió desde Asturias la primera observación de mosquito Aedes japonicus en España. Mosquito Alert también tiene activada una alerta para el mosquito de la fiebre amarilla Aedes aegypti. A finales del 2017 se detectaron ejemplares en Canarias, aunque todavía no se ha detectado en la zona peninsular de España. El mosquito de la fiebre amarilla, como los dos anteriores, también puede transmitir enfermedades globales como el Zika, el Dengue y la fiebre Chikungunya.

Aedes japonicus. Foto Centre Europeu de Prevenció i Control de Malalties (ECDC)

Aedes japonicus. Foto Centre Europeu de Prevenció i Control de Malalties (ECDC)

Banyar-se al mar és també una bona oportunitat per participar amb Observadors del mar

En las aguas del mediterráneo es cada vez más frecuente la entrada de especies exóticas, desde algas y peces a esponjas o corales. Observadores del mar es una plataforma de participación ciudadana coordinada desde el Instituto de Ciencias de Mar de Barcelona. El proyecto recoge observaciones de especies marinas, incluyendo especies exóticas y especies exóticas invasoras.

Una de las especies de las que han recibido imágenes es el alga “asesina” (Caulerpa cylindracea), se considera una especie exótica invasora nativa del Suroeste de Australia. Se detectó por primera vez en 2008 en Cataluña, desde entonces se ha detectado a las costas del Garraf y por la Costa Brava y ya se considera invasora. Compite con las comunidades de plantas autóctonas y crece con rapidez, según la International Union for Conservation of Nature (UICN) es una de las ciento especies con mayor potencial invasor del Mediterráneo.

Alga “assassina” (Caulerpa cylindracea. Foto: Pablo Ruiz, usuari d'Observadors del mar

Alga “asesina” (Caulerpa cylindracea). Foto: Pablo Ruiz, usuario de Observadores del Mar

En cuanto a los peces, tenemos que llevar cuidado con el Lagocephalus sceleratus, un pez globo nativo del Pacífico Occidental y el Índico, que entró al mediterráneo a través del canal de Suez. Es muy venenoso para los humanos y, a pesar de que todavía no se considere invasor, ya empieza a afectar a especies autóctonas.

Lagocephalus sceleratus. Foto: Antonio Paolo  Carratello, usuari d'Observadors del mar

Lagocephalus sceleratus. Foto: Antonio Paolo
Carratello, usuario de Observadores del Mar

Recientemente, observadores del mar también ha recibido observaciones de Oulastrea crispata. El coral es originario del Índico-Pacífico y todavía no se considera invasor pero tenemos que estar atentos.

Oulastrea crispata. Foto: Associació Pesca Submarina de Barcelona, usuari d'Observadors del mar

Oulastrea crispata. Foto: Associació Pesca Submarina de Barcelona, usuario de Observadores del Mar

El río está lleno de especies exóticas, tus observaciones pueden ayudar a gestionarlas

En el río, como en el mar, encontramos muchas especies exóticas. Un ejemplo, es el cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus), es una especie endémica del noroeste de Norteamérica y del suroeste de Canadá, donde habita a pequeños riachuelos y a grandes ríos y lagos. Se trata de un competidor agresivo contra las especies autóctonas. Además, es portador de la peste del cangrejo, que afecta gravemente a los cangrejos autóctonos. En Cataluña esta especie fue detectada en el año 2000 en el embalse de Oliana. Desde entonces se ha ido extendiendo por varias zonas de agua catalanas, como por ejemplo la Riera de Merlès, Riera Major, Ribera Salada, etc. La plataforma iNaturalist, una otra base de datos que recoge todo tipo de observaciones de biodiversidad, incluye observaciones de esta especie. El proyecto Rius también recoge datos de la ciudadanía sobre el estado de salud de los ríos, incluyendo a las especies invasoras. La información la utilizan para elaborar un informe anual.

Cranc senyal (Pacifastacus leniusculus). Foto: © David Pérez (DPC), Wikimedia Commons, Licencia cc-by-sa-4.0

Cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus). Foto: © David Pérez (DPC), Wikimedia Commons, Licencia cc-by-sa-4.0

Otra especie que genera preocupación es la planta acuática Elodea nuttallii. Hasta ahora se ha detectado en algunos Países Europeo, entre ellos Francia, pero todavía no ha llegado a España. Su comercialización en España está prohibida porque podría reducir la biodiversidad en los ríos. Es potencialmente invasora porque forma masas densas rápidamente, compite con las especies acuáticas nativas y se come la fuente de alimentación de peces e invertebrados autóctonos.

Elodea nuttallii. Foto: Bas Kers, CC BY-NC-SA

Elodea nuttallii. Foto: Bas Kers, CC BY-NC-SA

Las especies exóticas y el proyecto STOPINVASIONS

El reglamento de la UE sobre especies invasoras (1143/2014) es claro, pide a administraciones y gestores que centren sus esfuerzos en prevenir la entrada de especies exóticas. Además, insta la administración a recoger toda la información sobre las especies (su distribución, el seguimiento de la expansión y la capacidad de invasión).

El reglamento de la UE sobre especies invasoras es claro, pide a administraciones y a gestores que prevengan la entrada de especies exóticas, la ciencia ciudadana es una herramienta que puede facilitare el cumplimiento de esta petición.

En este contexto, la ciencia ciudadana es una herramienta que puede facilitar el cumplimiento de esta petición. Los proyectos descritos en el texto son sólo una pequeña muestra de las plataformas y aplicaciones ciudadanas que ya se utilizan para recoger información de diferentes especies exóticas. El reto es unificar toda esta información y poner en contacto a todos los actores involucrados que hacen seguimiento de las especies exóticas.

Este es el motivo por el cual desde el CREAF hemos pedido un proyecto FECYT llamado STOPINVASIONS. El objetivo es establecer una comunidad que englobe a todas las plataformas de participación ciudadana que recojan información y observaciones de especies exóticas. El proyecto quiere crear un nuevo concepto, las “metacomunidades”, una comunidad de comunidades de ciencia ciudadana que ayuden a la gestión de las invasiones biológicas.

600x200

El Dr. Bernat Claramunt, sería el investigador principal de este ambicioso proyecto. Actualmente, Bernat participa y coordina un grupo de trabajo dentro del proyecto europeo COST “ALIENCSI Increasing understanding of alían species through citizen science”, un proyecto que se centra  en el desarrollo e implementación de estrategias de ciencia ciudadana que ayuden a entender a los científicos y científicas las especies invasoras.

"Es necesario también tener una sociedad informada sobre las especies exóticas y su impacto, y la ciencia ciudadana sin duda es una herramienta que puede ayudar a la sensibilización de los ciudadanos y las ciudadanas.”Joan Pino. 

También participaría en el proyecto Joan Pino, director del CREAF, que acaba con una reflexión este reportaje “Tenemos que asumir que las especies exóticas son inherentes a nuestro modo de vida actual, probablemente nos tendremos que acostumbrar a su presencia y a los cambios –a menudo inevitables- que generan en nuestros ecosistemas y de los cuales somos en buena parte responsables. Aun así, es necesario detectar tan pronto como sea posible las nuevas especies introducidas en el territorio, evaluar su impacto e intentar evitar que se extiendan a áreas naturales o afecten especies vulnerables, sobre todo en las áreas que tengan un interés especial. Para llevar a cabo estas acciones es necesario también tener una sociedad informada sobre las especies exóticas y su impacto, y la ciencia ciudadana sin duda es una herramienta que puede ayudar a la sensibilización de los ciudadanos y las ciudadanas.”.

Otras plataformas y aplicaciones que recogen información sobre especies invasoras

  • Invasive Alían Species of Europe (IASE), es la plataforma europea de ciencia ciudadana que incluye observaciones de especies exóticas invasoras de interés europeo y, por lo tanto, no incluye algunas que son de interés local.
  • eBird, es la plataforma de ciencia ciudadana es más importante a nivel mundial en el ámbito de la ornitología y es la que aporta más datos a GBIF. Como Natusfera e iNaturalist, contiene observaciones de especies exóticas invasoras.
  •  IASTracker, es una aplicación para reportar sólo especies exóticas invasoras, la aplicación fue desarrollada en el marco del proyecto MYGEOSS.
  • App exóticas Murcia, tiene como objetivo la detección de especies de flora y fauna exóticas en Murcia. Creada gracias al proyecto LIFE RIPISILVANATURA.
  • App Lampropeltis, es una aplicación móvil desarrollada para controlar la Culebra real de California, en la isla de Gran Canaria.
  • App Invasoras del Guadiana, una app creada para la Confederación Hidrográfica del Guadiana para el control de las especies exóticas en la cuenca del Guadiana.
  • MedMis, es una plataforma creada por la International Union for Conservation of Nature para recoger datos de especies exóticas marinas.

, , ,

Ángela Justamante
Graduada en Biologia (Universitat de València, 2015), màster en Biomedicina (UB, 2016) i Postgrau en Comunicació Científica (Uvic, 2019). Tinc experiència a l'àmbit de la consultoria i l'editorial. La meva passió per la divulgació científica m'ha portat, inevitablement, al CREAF.
Artículos relacionados
El telenotícies de TV3 explica cómo reforestar los bosques con la técnica del cocoon
23 de agosto 2019Verónica Couto Antelo
El tratamiento de las aguas urbanas provoca cambios en la flora y fauna de los ríos
16 de agosto 2019Verónica Couto Antelo
,
Los paisajes agrícolas con parcelas pequeñas y variadas fomentan la biodiversidad
29 de julio 2019Anna Ramon Revilla
,
El CREAF contribuye a una metodología europea para orientar la restauración de los ecosistemas
24 de julio 2019CREAF
,
El cambio climático es más rápido que la capacidad de adaptación de los animales
24 de julio 2019Anna Ramon Revilla

Follow CREAF on: