Las flores polinizadas por insectos tienen una fragancia más fuerte que las que se polinizan con el viento

1 de julio 2015

Un estudio publicado en la revista Biochemical Systematics and Ecology y llevado a cabo por un equipo de investigadores del CREAF ha comprobado que la polinización por insectos aumenta la emisión de las moléculas responsables del olor de las flores. Las fragancias de las flores son necesarias para atraer a los insectos y garantizar el intercambio de polen con otras flores.

La papallona Maniola jurtina pol·linitzant la flor de Sant Joan (Helichrysum stoechas). Autor: F.T.Gort (CC BY-NC-SA 2.0)

Mariposa (Maniola jurtina) polinizando la flor de San Juan (Helichrysum stoechas). Autor: F.T.Gort (CC BY-NC-SA 2.0)

La fragancia de las flores depende del tipo de polinización. Así lo confirma un equipo de investigadores del CREAF, dirigido por Josep Peñuelas, investigador del CREAF y profesor del CSIC, que ha comprobado que las flores polinizadas por insectos liberan más variedad y más cantidad de compuestos químicos responsables de su perfume que las polinizadas con el viento.

Las plantas con flor tienen diferentes estrategias para reproducirse y no todas huelen igual.

Por un lado, las plantas anemófilas se polinizan con el viento “como los olivos, que tienen flores con polen que se desprende y es transportado fácilmente con el viento”, dice el investigador del CREAF y primer autor del estudio Gerard Farré-Armengol. Por otra parte, las plantas entomófilas se reproducen gracias a los insectos, que transportan el polen de una flor a otra a la vez que se alimentan del néctar de las flores, “la flor de San Juan, por ejemplo, tiene una de las fragancias más características y es especialmente atractiva para los insectos “, dice Farré-Armengol.

El estudio ha analizado las moléculas responsables del perfume de las flores. Son los llamados compuestos orgánicos volátiles (VOC por sus siglas en inglés) y principalmente son terpenos y sus derivados. El contenido de estos compuestos químicos es mucho más elevado en las plantas entomófilas, lo que demuestra que las plantas que se polinizan por insectos tienen una fragancia más potente y detectable.

Los investigadores atribuyen estas diferencias a que las flores entomófilas necesitan atraer a los insectos con señales, que pueden ser visuales con los colores vistosos de los pétalos, o bien químicas, producidas por los compuestos volátiles percibidas con el olfato.

"Las flores y los insectos han evolucionado conjuntamente y han desarrollado unos mecnismos de tracción y detección respectivamente muy perfeccionados de los que ambos se benefician"

También se ha constatado que las flores liberan un tipo de compuestos volátiles u otro dependiendo del grupo de insectos que las polinizan. “Por ejemplo, las flores polinizadas por mariposas no tienen la misma fragancia que las que normalmente se polinizan por abejas”, comenta Farré-Armengol.

Oler bien para salvar la descendencia

Algunas plantas como el tomillo o la salvia son entomófilas y dejan la puerta abierta a los insectos polinizadores, pero a la vez pueden fecundarse a sí mismas para que sus gametos masculinos y femeninos son compatibles. “Se trata de una estrategia de reproducción útil cuando hay pocos insectos polinizadores al alcance”, dice Farré-Armengol. Hasta ahora se consideraba que estas especies autocompatibles no necesitaban emitir señales químicas muy potentes porque si podían autoreproducirse la polinización cruzada mediante la intervención de los insectos quedaba en un segundo plano. Sorprendentemente, el estudio revela que estas plantas entomófilas y autocompatibles son las que tienen las fragancias más potentes y más diversas.

“El hecho de encontrar fragancias fuertes en plantas que podrían reproducirse ellas mismas remarca aún más el papel de los insectos polinizadores en los ecosistemas. Las plantas prefieren que las polinizan estos animales para que así intercambian el polen con flores de otras plantas. De esta manera mantienen la variabilidad genética de los individuos y aseguran la supervivencia de la especie “, concluye el investigador Farré-Armengol.

, , , , , ,

Marina Torres Gibert
Tècnic en comunicació al CREAF. Sóc Biòloga Ambiental (UAB) i Màster en Comunicació Científica, Mèdica i Ambiental (UPF).
Artículos relacionados
Olga Roig recibe el European Certificate in Research Management
12 de abril 2019Anna Ramon Revilla
Las mariposas seran les protagonistas de un nuevo proyecto para mejorar la biodiversidad de la red de parques y playas metropolitanas
11 de abril 2019Anna Ramon Revilla
En Madrid y Barcelona se pueden observar más de cincuenta especies de mariposas
9 de abril 2019Anna Ramon Revilla
,
Los satélites están sobrevalorando la capacidad de la vegetación de absorber CO2 de la atmosfera
1 de abril 2019Anna Ramon Revilla
,
La observación de la Tierra y las Variables Esenciales son útiles para evaluar el avance hacia los objetivos del desarrollo sostenible
29 de marzo 2019Anna Ramon Revilla

Follow CREAF on: