Los pájaros que viven en ambientes cambiantes tienen el cerebro más grande

22 de diciembre 2016

Un cerebro grande mejora la capacidad de ajustar el comportamiento a situaciones nuevas mediante el aprendizaje, lo que facilita obtener recursos en ambientes que cambian constantemente. Entender esta capacidad nos puede ayudar a predecir qué especies de pájaros y otros animales serán más vulnerables al cambio global.

Una mallerenga de cap negre busca aliment durant els durs mesos d'hivern a Alberta, Canadà. Autor: Jack Douglas Waller

Un carbonero de cabeza negra (Poecile atricapillus) busca alimento durante los duros meses de invierno en Alberta, Canadá. Autor: Jack Douglas Waller

Las especies de aves que viven en ambientes cambiantes tienen el cerebro más grande, en comparación con el tamaño del cuerpo, que las que viven en lugares más estables. Ésta es la principal conclusión de un estudio liderado por investigadores del CREAF y el CSIC que publica hoy la revista Nature Communications. “Hemos podido comprobar que las especies de aves que no tienen acceso a los recursos de manera regular a lo largo del año, ni tampoco de un año a otro, tienen el cerebro más grande. Esto les puede ayudar a saber dónde, cuándo y cómo es mejor obtener los recursos que necesitan para vivir, como la comida, materiales y espacios para hacer el nido, o los refugios para esconderse de depredadores”, explica Ferran Sayol, autor principal del artículo e investigador del CREAF.

Los investigadores han estimado el tamaño del cerebro a partir de la cavidad craneal de 4.744 aves de más de 1.200 especies.

Para realizar el estudio, los investigadores han estimado el tamaño del cerebro a partir de la cavidad craneal de 4.744 aves de más de 1.200 especies, disponibles en colecciones de museos de todo el mundo, y han utilizado datos de satélite para evaluar en qué ambientes la variación de los recursos es mayor. En latitudes altas como el norte de Europa, los inviernos son fríos y la nieve puede durar meses, y esto reduce mucho la disponibilidad de alimento. “Las especies que migran se van para evitar estas condiciones, y posiblemente por eso no necesitan cerebros tan grandes. Pero las especies que se quedan todo el año en estas regiones, las residentes, tienen cerebros más grandes, con más capacidad de aprendizaje e innovación para afrontar los cambios del ambiente”, añade Sayol.

El puput (Upupa epops) és un ocell migratori àmpliament estès per Europa, Àsia i Àfrica. Autor: Daniel Sol

La abubilla (Upupa epops) es un pájaro migratorio ampliamente extendido por Europa, Asia y África. Autor: Daniel Sol

La idea de que la variación ambiental puede afectar el tamaño del cerebro no es nueva, de hecho es una de las principales hipótesis que explican el éxito colonizador de la especie humana. Como dice Daniel Sol, investigador del CSIC en el CREAF y coautor del estudio, “este trabajo refuerza la idea de que un cerebro grande protege al animal de los cambios del entorno porque facilita el desarrollo de nuevos comportamientos mediante el aprendizaje”. Según Sol, “los humanos somos el mejor ejemplo: nuestro cerebro es considerablemente grande para un primate de nuestro tamaño, y eso nos da la inteligencia necesaria para vivir en los ambientes más extremos del planeta, como los desiertos o las regiones polares”.

Un cerebro grande protege al animal de los cambios del entorno porque facilita el desarrollo de nuevos comportamientos mediante el aprendizaje.

Si los cerebros grandes son útiles para afrontar los cambios ambientales, tal y como sugiere el estudio, éste deberá ser un elemento importante a tener en cuenta a la hora de entender cómo los animales responderán a los rápidos cambios asociados a las actividades humanas. “Tener un cerebro grande, en relación al tamaño del cuerpo, podría significar la diferencia entre sobrevivir o extinguirse en un mundo en constante cambio”, concluye Ferran Sayol.

ARTÍCULO:

Sayol, F., Maspons, J., Lapiedra, O., Iwaniuk, A.N., Székely, T., Sol, D. (2016) “Environmental variation and the evolution of large brains in birds”. Nature Communications. DOI: 10.1038/ncomms13971

, , , , , , , , , , , , ,

Albert Naya i Díaz
Fascinado por la singularidad de nuestra Tierra, he sido recientemente viajero por necesidad, y antes aprendiz de professor de Ciencias de instituto por vocación. Y aún antes, cuatro años de Biología Ambiental (2010-14) y cuatro más de Periodismo (2006-10), siempre en la UAB, que me han servido para ser técnico de comunicación al CREAF desde el 2 de diciembre de 2015.
Artículos relacionados
El ‘Ramon Margalef’ de ecología recae en Steve Carpenter
15 de noviembre 2018Albert Naya i Díaz
La jornada del Prismàtic presenta siete herramientas para facilitar la toma de decisiones en patrimonio natural
9 de noviembre 2018CREAF
Teresa Rosas participa en una xerrada de la Setmana de la Ciència
8 de noviembre 2018Albert Naya i Díaz
Un equipo de investigación internacional describe el fósil más antiguo de ardilla voladora
5 de noviembre 2018Verónica Couto Antelo
,
Los anillos de los árboles explican el movimiento de los trópicos desde el siglo XIII
5 de noviembre 2018CREAF

Follow CREAF on: