,

El Servei Meteorològic de Catalunya y el CREAF unen esfuerzos para estudiar la fenología y el cambio climático a través de la ciencia ciudadana

4 de marzo 2020

Ambas instituciones recogerán datos sobre cómo se altera el calendario biológico de plantas y animales para relacionarlo con el cambio climático. Actualmente, los árboles frutales florecen unos quince días antes que hace 50 años y los frutos maduran alrededor de un mes antes.

Ametller_Toni_Barrera-Escoda_blog

Almendro en flor en Begues (Barcelona) el 02/04/2020. Autoría: Toni Barrera-Escoda en iNaturalist (CC BY-NC 6.0).

El Servei Meteorològic de Catalunya (SMC), adscrito al Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, y el centro de investigación en ecología CREAF firman un convenio de colaboración con el objetivo de analizar y estudiar de forma conjunta los efectos del cambio climático sobre el calendario de la naturaleza –fenologia– a través de la ciencia ciudadana. La fenología es la ciencia que investiga la relación entre el clima y los ciclos biológicos de plantas y animales, como la floración, la caída de las hojas o la llegada de especies migratorias. La iniciativa propone a la población de Cataluña observar unas especies concretas de plantas o animales y registrar los cambios que experimentan a lo largo del tiempo.

"En las últimas décadas estamos observando, por ejemplo, un adelanto claro del momento de inicio de floración", Joan Pino (CREAF)

El acuerdo entre el SMC y el CREAF responde esencialmente al convencimiento de que la ciencia ciudadana es una herramienta básica para recopilar datos científicos y estudiar los efectos del cambio climático sobre los seres vivos. En virtud del convenio, ambas organizaciones compartirán y explotarán conjuntamente los datos resultado de su labor, como las que se derivan del observatorio RitmeNatura.cat, que coordina el CREAF desde 2017, y la Xarxa Fenològica de Catalunya (Xarxa Fenocat), competencia del SMC desde 2013.

Ambas iniciativas son buenos ejemplos de ciencia ciudadana:

  • La Xarxa Fenocat recoge las observaciones de 50 personas voluntarias que registran sistemáticamente los diferentes estados fenológicos de 25 especies de plantas, 14 de pájaros y 6 de mariposas. Los datos se registran en plantillas hechas a medida para cada persona observadora y se envían mensualmente a la sede del SMC.
  •  RitmeNatura.cat nace como parte del proyecto europeo Ground Truth 2.0 y da cabida tanto a observaciones fenológicas ocasionales como recurrentes realizadas por el público en general. Estas observaciones se registran mediante las herramientas iNaturalist y Natusfera.

Estos datos permitirán analizar el cambio en el calendario natural de los organismos en Cataluña, viendo su tendencia general, en el escenario actual de cambio climático.

El ritmo de la naturaleza cambia

“En las últimas décadas estamos observando, por ejemplo, un adelanto claro del momento de inicio de floración” explica Joan Pino, director del CREAF, catedrático de ecología de la UAB y uno de los responsables de RitmeNatura. De hecho, el SMC tiene datos de campo que corroboran estos cambios en el calendario natural de plantas y animales. El olivo florece 19 días antes de que en 1971 y la viña lo hace 11 días más temprano. Cada década se adelantan 4 y 2 días, respectivamente. Los frutos también maduran antes. La pera lo hace 37 días más temprano que hace casi 50 años y en el caso del albaricoque su maduración se adelanta 28 días. Así pues, anticipan este momento 8 y 6 días por década, respectivamente. Estos cambios en el ritmo de la naturaleza también se pueden ver en los animales, como es el caso de la golondrina. Este ave avanza su llegada 24 días respecto 1971 o, lo que es lo mismo, 5 días cada década.

"El comportamiento de los seres vivos es un claro indicador de la variación del clima que se ha observado en los últimos decenios", Eliseu Vilaclara (SMC)

Todos estos cambios fenológicos se han recopilado en el municipio de La Serra d’Almos (Ribera d’Ebre, Tarragona), gracias a los datos que el observador Josep Borrell ha registrado sistemáticamente durante casi 50 años. Así queda constatado en la última edición del Butlletí Anual d’Indicadors Climàtics (BAIC) publicado por el SMC, que recoge esta serie de datos desde 1971 hasta el 2018. “El comportamiento de los seres vivos es un claro indicador de la variación del clima que se ha observado en los últimos decenios”, comenta Eliseu Vilaclara, director del SMC.

Por otra parte, los registros meteorológicos de la Xarxa d’Estacions Meteorològiques Automàtiques (XEMA) del SMC constatan los elevados valores de la temperatura de este invierno. En el tercio norte de Cataluña, la temperatura media de enero de 2020 ha sido hasta 3 °C más alta que la media climática de este mes entre 1961 hasta 1990. En diciembre de 2019 esta anomalía ha sido aún más acusada en la alta montaña, donde se han registrado valores de hasta 3,5 °C más elevados que lo que tocaría. Este febrero también ha sido muy cálido en gran parte del territorio y muy seco en general; la anomalía térmica en alta montaña se ha disparado hasta valores que superan los 5 ºC.

En una situación similar se encuentra el resto de Europa, donde ha tenido lugar el mes de enero más cálido: la temperatura ha sido globalmente 3,1 °C por encima de la media respecto al periodo 1981 a 2010, mientras que en algunas zonas del norte del continente y de Rusia la anomalía ha sido de hasta 6 °C superior.

, , , , , ,

Técnico de Comunicación del CREAF. Biólogo ambiental y gestor de recursos naturales y paisajísticos especializado en comunicación científica y ambiental.
Artículos relacionados
Celebrad el Día del Medio Ambiente con el CREAF y demostrad que sois #artistaspornaturaleza
3 de junio 2020CREAF
, ,
Un suelo sano es imprescindible para alcanzar la soberanía alimentaria
29 de mayo 2020Ángela Justamante
¡Seis técnicas imprescindibles para conocer la agricultura regenerativa!
26 de mayo 2020Ángela Justamante
La agricultura podría devolver el 50% de las tierras de cultivo a la naturaleza y mantener su producción
24 de mayo 2020Anna Ramon Revilla
,
Las plantas recién llegadas actúan como un imán para los polinizadores
22 de mayo 2020Verónica Couto Antelo

Follow CREAF on: