,

Un trabajo toma 880 ciudades como laboratorios naturales para prever la adaptación de la vegetación al cambio climático

25 de junio 2019

Con participación del CSIC y del CREAF, analiza numerosos datos via satélite de las ciudades y sus periferias de los últimas tres décadas. En el centro de muchas ciudades ya se están dando condiciones de CO2 y temperatura que corresponden a escenarios futuros de cambio climático. Los resultados revelan que la actividad fotosintética de la vegetación está aumentando, aunque no será suficiente para compensar nuestras emisiones.

Els punts vermells indiquen les 880 ciutats i les seves perifèries en l'hemisferi nord. Els colors de fons indiquen el tipus de vegetació: boscos perennes de fulla ampla (EBF en les seves sigles en anglès), boscos caducifolis de fulla ampla (DBF), boscos perennes de coníferes (ENF) i boscos caducifolis de coníferes (DNF).

Els punts vermells indiquen les 880 ciutats i les seves perifèries en l’hemisferi nord. Els colors de fons indiquen el tipus de vegetació: boscos perennes de fulla ampla (EBF en les seves sigles en anglès), boscos caducifolis de fulla ampla (DBF), boscos perennes de coníferes (ENF) i boscos caducifolis de coníferes (DNF).

Las zonas urbanas y sus periferias progresivamente rurales, son excelentes laboratorios naturales que emulan las condiciones de temperatura y concentración de CO2 futuras. Y pueden ayudar a prever cómo se adaptará la vegetación del planeta a los diferentes escenarios futuros de cambio climático. Así lo muestra una investigación internacional, que ha analizado datos obtenidos via satélite de 880 ciudades del hemisferio norte del planeta y de sus periferias.

En el centro de muchas ciudades ya se están dando condiciones de CO2 y temperatura que corresponden a escenarios futuros de cambio climático.

El trabajo se acaba de publicar en la revista Nature Ecology Evolution codirigido por Josep Peñuelas,profesor de investigación del CSIC en el CREAF en colaboración con el equipo del Dr. Yongguang Zang,de la Universidad de Nanjing (China).

Los científicos han estudiado la actividad fotosintética de la vegetación en el hemisferio norte del planeta, en función de la temperatura y la concentración de CO2, y han obtenido los gradientes de estos tres factores, es decir, cómo se corelacionan y cómo cambian progresivamente, desde cada uno de los centros urbanos hasta sus periferias. El análisis se ha realizado a partir de numerosos datos via satelite de las últimas tres décadas, como la fluorescencia de clorofila inducida por luz solar (SIF en sus siglas en inglés), el índice de vegetación o EVI, la temperatura del aire, la temperatura del suelo, datos de precipitación o la altitud, entre otras variables.

Tal como explica Josep Peñuelas, si se toma el ejemplo de Shangai, “ésta tiene una concentración de 450 ppm de CO2 en el centro urbano, que es lo que podríamos tener de media en la atmósfera en unos 15-20 años. En cambio, a medida que uno se aleja del centro, las concentraciones de CO2 van bajando a 430 ppm, 380 ppm  y hasta menos de 380 ppm”.

Es decir, en el centro de muchas ciudades ya se están dando condiciones de CO2 y temperatura más elevadas que la media y que corresponden a posibles escenarios futuros de cambio climático, explica este experto. Actualmente, la concentración media de CO2 es de unos 400 ppm.

Los científicos han usado todos estos datos para proyectar como puede variar la actividad de fotosíntesis en función de diferentes escenarios climáticos, desde los que contemplan incrementos de temperatura de 2,6 ºC de media hasta los que contemplan aumentos de hasta 8,5 ºC.  Los resultados revelan que en todos los escenarios, las hojas de la  vegetación brotan antes (se adelantan una media de 5 días)  y caen  más tarde (unos 10 días). Y que el pico de máxima actividad fotosintética se da antes (unos 5 días antes).

En conjunto, la temporada en la que las plantas tienen vegetación y absorben CO2 se prolonga, lo que significa que las plantas aumentan su capacidad de secuestrar CO2, especialmente, remarca Peñuelas, “en las zonas donde hay recursos hídricos”.

Todo esto es una buena noticia, dice este investigador, porque significa que las plantas nos están ayudando contra el cambio climático. Pero, advierte, no es la solución, porque no es en absoluto suficiente para compensar todas las emisiones que estamos generando.

Artículo de referencia

Urban−rural gradients reveal joint control of elevated CO2 and temperature on extended photosynthetic seasons. Songhan Wang, Weimin Ju, Josep Peñuelas, Alessandro Cescatti, Yuyu Zhou, Yongshuo Fu, Alfredo Huete, Min Liu, Yongguang Zhang. Nature Ecology and Evolution, https://www.nature.com/articles/s41559-019-0931-1

 

 

CREAF
El CREAF és un centre de recerca que genera coneixements i solucions innovadores en ecologia terrestre per ajudar a la societat a mitigar els efectes del Canvi Global, a crear plans d'adaptació i a augmentar la capacitat de resiliència dels ecosistemes naturals.
Artículos relacionados
“Una planta recibe un promedio de 26 polinizadores diferentes” explica Jordi Bosch en el Quèquicom de TV3
12 de noviembre 2019Verónica Couto Antelo
, , ,
¡La plataforma de conocimiento Prismàtic cumple tres años!
11 de noviembre 2019Verónica Couto Antelo
,
La ciudadanía se mueve para adaptar las cuencas de la Tordera y el río Serpis a los impactos del cambio global
6 de noviembre 2019CREAF
Tener un cerebro grande puede acelerar la formación de nuevas especies
5 de noviembre 2019Anna Ramon Revilla
Nuevo impulso para aumentar la presencia del CREAF en la esfera europea del sector forestal
4 de noviembre 2019Verónica Couto Antelo

Follow CREAF on: