El proyecto AgriUAV hará volar aeronaves no tripuladas para el estudio de los cultivos

23 de octubre 2013

El CREAF ha puesto en marcha un nuevo proyecto de investigación en el campo de la teledetección. La principal novedad del proyecto es que utiliza drones o aeronaves no tripuladas (UAV) para estudiar algunas características de los cultivos

AgriDrone, l'avió no tripulat utilitzat al projecte

AgriDrone, el avión no tripulado utilizado en el proyecto

El CREAF lidera la investigación con la dirección del doctor Aleixandre Verger, en colaboración con el INRA (Institut National de la Recherche Agronomique) y la empresa Airinov. AgriUAV es un proyecto internacional que persigue la transferencia de conocimientos entre el sector público y privado.

El objetivo principal es caracterizar cómo evolucionan los cultivos. Además, entre los objetivos científicos del estudio destacan la mejora de los sensores ópticos de las aeronaves.

La tecnología UAV abre nuevos horizontes en la agricultura de precisión y permite realizar un seguimiento continuo y a un coste bajo.

Las aeronaves no tripuladas permiten obtener información de alta resolución espacial (pocos cm) y temporal (vuelos programables). Eso facilita la elaboración de mapas de cultivos con información muy precisa. A través de estos mapas, los científicos pueden calcular algunos parámetros que sirven para describir el estado de salud de las plantaciones.

Estimación de variables de estado  de los cultivos para la agricultura de precisión a partir de datos de UAV (www.airinov.fr)

Estimación de variables de estado de los cultivos para la agricultura de precisión a partir de datos de UAV (www.airinov.fr)

Uno de los factores calculados es el índice de área foliar (LAI), que permite decir cómo es el cultivo y qué necesidad de nitrógeno requiere. Este índice indica la superficie que ocupa el follaje respecto a la superficie del suelo, y depende de de factores físicos (disponibilidad de agua, nutrientes, etc.) y de factores biológicos como el tamaño de las plantas y su follaje. Otra variable calculada es el contenido en clorofila (Cab), que sirve para determinar si el cultivo sufre estrés o las plantas están bien nutridas.

Los investigadores también quieren desarrollar tecnologías a través de las UAV que puedan servir para seguir procesos como la floración o maduración de los frutos de las plantas cultivadas.

, , , ,

Anna Ramon Revilla
Responsable de comunicación en el CREAF. Soy licenciada en Biología por la UAB y Máster en Comunicación Científica y Ambiental por la UPF. Apasionada de la comunicación corporativa con más de 7 años de experiencia en el sector de la I + D + i en temas ambientales. Desde el año 2011 conduzco la estrategia de comunicación del CREAF.
Artículos relacionados
El tratamiento de las aguas urbanas provoca cambios en la flora y fauna de los ríos
16 de agosto 2019Verónica Couto Antelo
,
Los paisajes agrícolas con parcelas pequeñas y variadas fomentan la biodiversidad
29 de julio 2019Anna Ramon Revilla
,
La ciencia ciudadana, una gran aliada para vigilar las especies exóticas
26 de julio 2019Ángela Justamante
,
El CREAF contribuye a una metodología europea para orientar la restauración de los ecosistemas
24 de julio 2019CREAF
,
El cambio climático es más rápido que la capacidad de adaptación de los animales
24 de julio 2019Anna Ramon Revilla

Follow CREAF on: