Conflictos sociales y desastres ambientales en novelas, canciones y cine

16 de enero 2018

¿Cómo la literatura, la música y el cine han denunciado los desastres naturales y abusos sobre la población ante los intereses económicos?

Hammerfest port

El puerto de Hammerfest, situado en el Mar del Norte, es uno de los puertos marítimos más septentrionales de Europa y libre de hielo durante todo el año. Autor: Clemens Franz (CC BY-SA 3.0)

La novela negra socialmente más crítica a veces puede ser una buena ayuda para entender el trasfondo de los conflictos económicos y ambientales en países de los que no tenemos demasiada información. Un buen ejemplo es El estrecho del Lobo, de Olivier Truc (ed. Destino; Truc es autor también de un libro muy premiado que no he leído, El último lapón). La trama se desarrolla en la Laponia noruega, alrededor de Hammerfest, cerca del Cabo Norte, una ciudad que sirve de base desde hace años a los proyectos noruegos de explotación de los recursos de combustibles fósiles en el mar de Barents y en todo el Ártico.

En 2011, Noruega y Rusia hicieron un tratado para repartirse aquellas aguas pero el descubrimiento de yacimientos se hizo ya en los años 1980 con el trabajo de buzos en condiciones muy peligrosas, después sustituidos por pequeños robots submarinos. Las perforaciones han comenzado hace poco por las dificultades técnicas y el bajo precio del petróleo, con escaso rendimiento hasta ahora y cierta frustración, pero las expectativas aún son muy grandes y se van haciendo instalaciones industriales, espoleadas por el cambio climático y la merma del hielo. En 2015, el gobierno noruego hizo las primeras concesiones de licencias petroleras en la zona, una decisión que contradice los acuerdos firmados por el país escandinavo en París y que ha sido llevada a los tribunales por Greenpeace. El primer pozo se hizo a más de 400 km de la costa. El juicio se inició en noviembre pasado en Oslo. Este año, se espera la apertura de numerosos pozos en Barents. Además, hay presiones para extraer petróleo de las islas Lofoten, importantes reservas naturales.

sami reindeer

Un sami con su reno, cerca del Cabo Norte, en Noruega. Autor: Richard Morten (CC BY 2.0)

Las demandas de espacio para industrias y por el crecimiento de la población urbana en Hammerfest afectan a los sami (lapones), parte de los cuales aún se dedican a la ganadería trashumante de los renos, ya que se quieren alterar las rutas y pastos tradicionales de esta actividad. Ni que decir tiene que los samis y su cultura y creencias son débiles frente a las petroleras y que los poderes políticos y económicos noruegos los ven como un lastre para las expectativas de progreso. Esto viene de lejos: el estado noruego, a principios del siglo XX, obligaba a los samis a ir a escuelas donde sólo se hablaba el noruego e hizo todo lo posible para acabar con la identidad sami (hay varias lenguas samis, la más hablada lo es para unas 30.000 personas). Una canción de la que aquí conocemos bien la tonada. Los samis están divididos entre cuatro estados (Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia).

La trama policíaca de Truc no viene al caso, pero el escenario es fascinante. Ahora bien, este no es sino uno de los muchísimos ejemplos en los que una manera de vivir se ve abocada a la extinción como resultado de la intrusión de intereses ajenos. En el mismo Ártico, los precedentes son dolorosos. Canadá quiso ocupar las islas Cornwallis y Ellesmere antes que lo hicieran los rusos durante la Guerra Fría y deportó, con promesas falsas, poblaciones de inuits de Quebec que se tuvieron que adaptar a condiciones muy extremas y aprender a cazar belugas para sobrevivir, después de haber sido prácticamente abandonados. Tanto el gobierno noruego como el canadiense han reconocido fechorías contra samis y inuits, pero no han arreglado gran cosa.

SamiDistribution

Extensión de la etnia sami. Fuente: Wikipedia (CC BY-SA 3.0)

Cambiando de escenario, muchos westerns han explicado las luchas entre ganaderos y agricultores, entre ellos algunos de los mejores filmes de la historia, como El hombre que mató a Liberty Valance, de John Ford (1962), con una prodigiosa síntesis de la pequeña historia de unos personajes y la gran historia de un territorio, o Mar de hierba de Elia Kazan (1949). A menudo, los agricultores que luchan contra los terratenientes ganaderos son presentados como los héroes pobres que tratan de hacerse un futuro para ellos y sus familias, pero la agricultura supone un cambio mucho más profundo del entorno que la ganadería extensiva. El cantautor uruguayo Daniel Viglietti, fallecido en octubre pasado, hizo célebre su canción A desalambrar, una reivindicación revolucionaria de la tierra por los campesinos frente a los latifundios ganaderos:

A desalambrar, a desalambrar! 
que la tierra es nuestra, 
es tuya y de aquel, 
de Pedro y María, de Juan y José…

 

Dust-storm-Texas-1935

Una nube de arena se abalanza contra la población de Stratford, en Texas, en 1935. Autor: NOAA George E. Marsh Album (Dominio Público)

Pero el cultivo de las grandes praderas a menudo ha tenido consecuencias ambientales adversas. Quizás el caso más conocido es el del Dust Bowl: En los años 1932-39, se produjo una larga sequía en las zonas central y norte de las Grandes Llanuras de Estados Unidos, que habían sido labradas durante la década de los 1920 y sembradas con trigo. Este no creció por la falta de agua y el suelo quedó desnudo, lo que tuvo un efecto retroactivo sobre la sequía y, por otro lado, el polvo en suspensión contribuyó a crear unas condiciones que favorecieron la formación de tormentas de viento y arena. Se calcula que durante el Dust Bowl 369 millones de toneladas de polvo anuales fueron inyectadas en la atmósfera y arrastradas a través del continente (‘vientos negros’), lo que causó una enorme pérdida de suelos (en algunos lugares, desaparecieron en horas más de 25 cm de suelo).

Esta erosión y la falta de producción hicieron que tres millones de agricultores, endeudados, perdieran las tierras, que pasaron a los bancos. Esto se relata al principio de Las uvas de la ira, la gran novela de John Steinbeck (1939) filmada también por John Ford (1940), que relata la historia de algunas familias del medio millón de personas (llamadas ‘okies’ porque muchas eran de Oklahoma) que migraron hacia el oeste, a California. El cantautor Woody Guthrie publicó en 1940 el álbum Dust Bowl Ballads. Guthrie fue un oki que vivió los hechos en primera persona. La primera canción, The Great Dust Storm (Dust Storm Disaster) comienza así:

On the 14th day of April of 1935 there struck
the worst of dust storms that ever filled the sky
You could see that dust storm comin’,
the cloud looked deathlike black
And through our mighty nation, it left a dreadful track

 

Y termina:

It covered up our fences, it covered up our barns
It covered up our tractors in this wild and dusty storm
We loaded our jalopies and piled our families in
We rattled down that highway to never come back again

 

Hoy, en China, la sustitución de las praderas naturales por cultivos en la Mongolia Interior, donde las pérdidas se calculan en 2 millones de hectáreas por año, causa enormes tormentas de polvo con graves efectos en la salud pública en las grandes zonas urbanas.

La creencia general en América del Norte antes del Dust Bowl era que las tierras labradas atraían la lluvia. Lo mismo habían defendido los mandatarios españoles para estimular la colonización agraria de la Patagonia, más de un siglo antes. En ambos casos, los indígenas no agricultores fueron considerados salvajes sin ley ni ningún derecho y expulsados ​​o eliminados, o bien se les compraron las tierras a cambio de promesas que no se respetaban o que eran meros engaños. El “progreso” fue la excusa para expulsarlos.

bison

Un bisonte pastando. Autora: Linda Tanner (CC BY 2.0)

En Estados Unidos, la masacre de los bisontes fue la manera de destruir la forma de vida de los indios: aunque se firmaron tratados con ellos para preservar su derecho de caza, los blancos mataron millones de bisontes: unos 25 millones sólo en el bienio 1872-73, en que se exportaron al este unos 7 millones de lenguas de bisontes (de moda en los restaurantes; al año siguiente los comanches fueron vencidos, deportados y parte de ellos encarcelados en Florida). Los bisontes fueron sustituidos por vacas y ovejas. Después llegaron los arados y, finalmente, durante la Gran Depresión iniciada en 1929, se produjo el Dust Bowl, que afectó a unos 400.000 km2. la introducción de nuevas prácticas de cultivo, con rotaciones y uso de leguminosas, cambió la situación y se restableció la agricultura a finales de los 1930.

En suma, los desplazamientos de poblaciones por la implantación de nuevas actividades (agrícolas, industriales, urbanas) y los conflictos ambientales van muy a menudo relacionados, ya que se transforman profundamente los modos de vivir y los nuevos usos ignoran los viejos conocimientos sobre el medio local.

katrina flood

La inundación de Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina, en septiembre de 2005. Las zonas inundadas se pueden ver claramente de azul, y de tonos verdosos y marrones. Autor: NASA Goddard Space Flight Center (CC BY 2.0)

Para terminar, quisiera mencionar otra novela negra, El huracán, de James Lee Burke (RBA). Encontraréis en ella una muy buena descripción de la devastación provocada por el Katrina en Nueva Orleans en 2005, cuando la marejada provocó la rotura de los diques y la inundación del 80% de la ciudad. Burke dice que las islas que protegían la costa de Luisiana se erosionaron o fueron convertidas en pizarra y vendidas para hacer parkings, y que las petroquímicas habían dragado 15.000 km2 de canales en los bayou (zonas pantanosas), dejando penetrar el agua salada en las marismas de agua dulce. Los diques de contención paralelos al Mississipi impedían la acumulación de sedimentos en el oeste, cerca de la costa y las marismas desaparecían a un ritmo de 122 km2 cada año. Es decir que no todo fue el Katrina y que hubo una gestión desastrosa del territorio y una pésima gestión durante la catástrofe que, por supuesto, afectó especialmente los barrios pobres.

Lo que he comentado son sólo ejemplos y hay bibliografía científica con mejor fundamento. Sin embargo, creo que algún día se tendría que hacer el estudio riguroso de las muchas aportaciones de la novela, el cine y la canción a la denuncia de las maniobras especulativas que han condicionado algunas de las grandes tragedias sociales y ambientales de la historia. Sería un buen tema para algunas tesis.

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Jaume Terradas
Profesor emérito de Ecología de la UAB. Investigador del CREAF en temas de ecología de la vegetación. También ha trabajado en educación ambiental. Miembro del Institut d'Estudis Catalans.
Artículos relacionados
Grumets pondrá en marcha un grupo de trabajo aprovechando la 2ª Conferencia Internacional de la ECSA
24 de mayo 2018CREAF
La observación de la Tierra ayuda a prevenir las epidemias provocadas por mosquitos
22 de mayo 2018CREAF
Barcelona es la 2ª ciudad europea en especies y la 3ª en observaciones en la Biomaratón 2018
16 de mayo 2018Pau Guzmán
Marcos Fernández Martínez recibe uno de los galardones científicos de los Premios Sant Jordi
10 de mayo 2018CREAF
,
El proyecto LIFE Shara destaca las medidas de adaptación propuestas por el MEDACC
10 de mayo 2018CREAF

Follow CREAF on: