,

La biodiversidad mundial y el bienestar humano están en declive

26 de marzo 2018

El investigador del CSIC en el CREAF Lluís Brotons ha sido una de las más de 550 personas expertas internacionales de esta plataforma y autor del informe regional sobre el estado de la biodiversidad y de los servicios que nos ofrece la naturaleza de Europa y Asia Central. La reunión en Medellín constata esta tendencia y pone sobre la mesa opciones para proteger y restaurar la naturaleza

carbo_Serbia

Explotación minera de carbón en Kostolac, Serbia. Crédito de la fotografía: risteki goce/Shutterstock.com

Medellín ha acogido la 6ª encuentro plenario de la IPBES, una plataforma intergubernamental que vela por la protección y la restauración de la biodiversidad mundial. El encuentro ha servido para constatar la alarma que supone el declive de la biodiversidad en todo el mundo y la consecuente amenaza del bienestar de la población humana. En todas las regiones de la Tierra, la naturaleza tiene que afrontar presiones generalizadas como el estrés de los hábitats naturales, la sobreexplotación de los recursos, y la contaminación del aire y el agua.

La diversidad biológica está amenazada. Situación actual y futura para Europa y Asia Central

La intensidad en aumento de la silvicultura y agricultura convencionales lleva a una disminución de la diversidad biológica. Sin embargo, hay ejemplos de prácticas sostenibles que son beneficiosas para la biodiversidad y para las contribuciones de la naturaleza hacia las personas de la región. Se han priorizado servicios que la naturaleza ofrece a las personas, como alimentos y energía, por encima de otras funciones de regulación, como la polinización y la formación de suelos. Además, también se han infravalorado las contribuciones no materiales de la naturaleza, como experiencias culturales u oportunidades para desarrollar un sentido de lugar.

“Las personas de la región consumen más recursos naturales renovables que los que produce la misma región”, explica el Prof. Markus Fischer (Suiza), copresidente de la evaluación de Europa y Asia Central junto con el Prof. Mark (Reino Unido). Rounsevell añade que “esto de alguna manera está compensado por capacidades biológicas superiores en Europa del Este y en áreas del norte de Europa Occidental y Central”.

camps_Polonia

Vista aeria de campos de cultivo en Polonia. Crédito de la fotografía: Mariusz Szcygiel/Shutterstock.com

En la Unión Europea, referente a las necesidades de conservación, sólo el 7% de las especies marinas y el 9% de tipos de hábitats marinos muestra un estado de conservación favorable. Además, un 27% de las evaluaciones de especies y un 66% de las evaluaciones de tipos de hábitats muestran un estado de conservación desfavorable.

Los autores y autoras consideran que un mayor crecimiento económico puede facilitar el desarrollo sostenible sólo si se disocia de la degradación de la biodiversidad y de la capacidad de la naturaleza para contribuir en el bienestar de las personas. Sin embargo, esta disociación aún no se ha producido ya que requeriría un cambio enorme en las políticas y reformas tributarias a nivel nacional y mundial.

Según el informe, en Europa y Asia Central se ha extendido el abandono de los sistemas tradicionales de uso de la tierra así como la pérdida de las prácticas y conocimiento indígena y local asociado. Los subsidios basados ​​en la producción, que impulsan el crecimiento en los sectores de la extracción de recursos naturales, de la silvicultura y la agricultura, tienden a exacerbar cuestiones conflictivas sobre el uso de la tierra, a menudo afectando el territorio disponible para los usuarios tradicionales. La conservación del uso tradicional del suelo y los estilos de vida en Europa y Asia Central están fuertemente relacionados con la adecuación institucional y la viabilidad económica.

inundacions_austria

Inundaciones en Steyr, Austria. Crédito de la fotografía: Lisa S./Shutterstock.com

Objetivos de desarrollo en peligro a nivel mundial

“Hay un fracaso a la hora de priorizar las políticas y acciones destinadas a revertir la pérdida de diversidad biológica. Esto pone en grave peligro las posibilidades de cualquiera de las regiones y de casi todos los países de lograr sus objetivos de desarrollo”, ha dicho la Dra. Anne Larigauderie, Secretaria Ejecutiva de la IPBES. Y añade que “alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y los Acuerdos de París depende directamente de la salud de nuestro entorno natural, en toda su diversidad y complejidad. Actuar para proteger y promover la biodiversidad es al menos tan importante para alcanzar estos compromisos y para el bienestar humano como lo es la lucha contra el cambio climático”.

En la región de Europa y Asia Central, ha habido progreso hacia la consecución de los ODS, por ejemplo en términos del área protegida y la incorporación de la diversidad biológica en la sociedad y los gobiernos. Sin embargo, es poco probable que las presiones sobre la biodiversidad disminuyan y, por tanto, los avances han sido negativos para el conocimiento indígena y local, la distribución equitativa de los servicios ecosistémicos y la seguridad del agua. El análisis de escenarios futuros destaca que las tendencias pasadas y actuales continuarán, y esto limitará la contribución de la región al logro general de los ODS.

pastor_bielorussia

Un pastor empieza a labrar el campo a principios de primavera, en el Distrito de Bobruisk, Bielorusia. Crédito de la fotografía: Yurkevich Yury/Shutterstock.com

Opciones y propuestas políticas esperanzadoras

Según los expertos y expertas hay opciones políticas prometedoras que han demostrado funcionar a la hora de proteger y restaurar la biodiversidad y los servicios que ofrece la naturaleza. En Europa y Asia Central, se han logrado avances que han permitido incorporar la diversidad biológica y las contribuciones de la naturaleza a las personas en el proceso de toma de decisiones públicas y privadas.

El informe de evaluación destaca los enfoques integrados. Estos incluyen evaluar el bienestar nacional más allá del PIB. La forma de gobernar debería motivar cambios en el comportamiento de las personas para favorecer el desarrollo sostenible. También se enfatiza la relevancia de reconciliar la conservación de la biodiversidad con las normas de derechos humanos a través de instrumentos basados ​​en derechos, así como en actividades de creación de capacidad para los pueblos indígenas y las comunidades locales. Para hacerlo posible, es necesaria la financiación suficiente para fomentar la investigación, el monitoreo, la educación y la capacitación.

En relación con las opciones de políticas que surgen de las cuatro evaluaciones regionales, el Presidente de la IPBES, Robert Watson, dijo que “aunque no hay ninguna fórmula mágica, las mejores opciones se encuentran en un mejor gobierno, en la integración de las preocupaciones relacionadas con la biodiversidad a prácticas y políticas sectoriales (por ejemplo agricultura y energía); en aplicar el conocimiento científico y la tecnología, y en una mayor sensibilización y cambios de comportamiento”.

En este sentido, está claro que el conocimiento indígena y local puede ser un activo muy valioso, y las cuestiones relacionadas con la biodiversidad deben ser mucho más prioritarias durante la formulación de políticas y la planificación del desarrollo. La colaboración transfronteriza es también esencial, dado que los desafíos relacionados con la diversidad biológica no reconocen fronteras nacionales.

caucas_Georgia

Los Caucas en Georgia. Crédito de la fotografía: Creative Travel Projects/Shutterstock.com

ALGUNAS CIFRAS DESTACABLES

TENDENCIAS Y DATOS EN EUROPA Y ASIA CENTRAL

  • El 42% de animales terrestres y de plantas han disminuido el tamaño de su población durante la última década.
  • Desde 1990, la disponibilidad de agua por persona se ha reducido un 15%.
  • En la UE, el 25% del territorio dedicado a la agricultura sufre fuerte erosión del suelo, lo que, en combinación con la disminución de la materia orgánica del suelo podría poner en riesgo la producción de alimentos.
  • El 27% de las especies marinas de la UE ha mostrado un estado de conservación desfavorable, y sólo el 7% ha mostrado un estado de conservación favorable.
  • El 66% de los hábitats marinos de la UE evaluados mostró un estado de conservación desfavorable, mientras que sólo el 9% de los hábitats marinos de la UE han mostrado un estado de conservación favorable.
  • El 71% de las poblaciones de peces han disminuido durante la pasada década.
  • El 60% de las poblaciones de anfibios han disminuido durante la pasada década.
  • El 26,6% de las especies de peces marinos con interés pesquero tienen poblaciones en disminución debido a la pesca no sostenible, la degradación del hábitat, las especies exóticas invasoras, la eutrofización y el cambio climático. Sólo el 1,6% de las especies de peces marinos con interés pesquero tienen poblaciones en aumento gracias a condiciones mejoradas, como una mejor gestión de la pesca y disminución de la eutrofización.
  • Ha disminuido un 20% la diversidad de cultivos herbáceos desde el año 1950 en Europa Occidental y Central.
  • El 73% de los hábitats de agua dulce de la UE indican un estado de conservación desfavorable.
  • Los humedales Europa Occidental y Central y zonas occidentales de Europa Oriental se han reducido un 51% desde 1970.
  • Hay entre un 16 y un 65% de especies de cangrejo amenazadas; entre el 23-49% de bivalvos; entre el 24-47% de los cangrejos de río; entre el 33-68% de caracoles; y entre el 9-44% de las libélulas, en Europa Occidental y Central y zonas occidentales de Europa Oriental.
  • El 37% de las especies de peces de agua dulce y el 23% de anfibios están amenazados de extinción en Europa Occidental y Central y en zonas occidentales de Europa Oriental.

VALOR ECONÓMICO DE LOS SERVICIOS DE LA NATURALEZA EN LAS PERSONAS

  • 765 dólares: valor por hectárea y por año del mantenimiento de hábitats de la naturaleza en la región.
  • 1.965 dólares: valor económico por hectárea y por año de la regulación de la calidad del agua costera y el agua dulce por parte de la naturaleza.
  • 1.117 dólares: valor económico por hectárea y por año de las contribuciones no materiales de la naturaleza hacia las personas, incluidas las experiencias físicas y psicológicas vinculadas al turismo y la recreación.
  • 464 dólares: valor económico por hectárea y por año de la regulación del clima por parte de la naturaleza

 

COMUNICADO OFICIAL DE LA IPBES (en castellà)

, , , ,

CREAF
El CREAF és un centre de recerca que genera coneixements i solucions innovadores en ecologia terrestre per ajudar a la societat a mitigar els efectes del Canvi Global, a crear plans d'adaptació i a augmentar la capacitat de resiliència dels ecosistemes naturals.
Artículos relacionados
El CREAF busca preguntas sobre ecología para crear monólogos y celebrar sus 30 años con humor
19 de septiembre 2018CREAF
Joan Masó recibe el Premio Gardels 2018, el equivalente al Nobel de los estándares geoespaciales
14 de septiembre 2018Anna Ramon Revilla
Josep Peñuelas recibe un premio de la Sociedad de Ecología Británica
24 de agosto 2018Albert Naya i Díaz
,
“Un aumento de la temperatura superior a 2 ºC puede desencadenar efectos irreversibles en el planeta”
23 de agosto 2018Albert Naya i Díaz
Detectada una nueva especie invasora de mosquito gracias a Mosquito Alert
7 de agosto 2018Albert Naya i Díaz

Follow CREAF on: