Las abejas con dietas especializadas tienen el cerebro más grande

10 de noviembre 2020

La abeja solitaria Flavipanurgus venustus viaja por los matorrales mediterráneos, se acerca a una flor, huele otra, pero se alimenta exclusivamente de la estepa cresta (Cistus crispus). Memoriza el color rosa intenso de sus flores, el aroma particular que desprenden y las busca por todo el prado. Tener un cerebro más grande podría ayudarla a tener esta precisión.

Lavipanurgus venustus, la abeja especialista que sólo se alimenta de la estepa cresta (Cistus crispus). Tiene un cerebro grande y vive de manera solitaria. Crédito: Curro Molina (Copyright).

Flavipanurgus venustus, la abeja especialista que sólo se alimenta de la jara rizada (Cistus crispus). Tiene un cerebro grande y vive de manera solitaria. Crédito: Curro Molina (Copyright).

Una investigación encabezada por el CREAF y la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha estudiado por primera vez que hace que las abejas tengan el cerebro más o menos grande. Los resultados desvelan un misterio que ya se había encontrado entre otros animales, pero que nunca se había comprobado en insectos. Las abejas que tienen una dieta especialista (las más tiquismiquis, como Flavipanurgus venustusson las que tienen un cerebro más grande en relación al tamaño del cuerpo. “Las abejas que se alimentan de todo, no se tienen que esforzar mucho porque tienen muchas flores a escoger; en cambio, las abejas que han de pensar dónde está aquella flor específica y memorizar sus características necesitan un cerebro mayor” explica Ferran Sayol, primer autor del artículo y actualmente investigador postdoctoral en la University College London. Según Daniel Sol, investigador del CSIC en el CREAF que también ha participado en el estudio, este resultado contradice lo que hasta ahora se había demostrado en pájaros, “en el caso de las aves, los animales que comen de todo, los más generalistas, son los que tienen el cerebro más grande “explica el Dr. Sol.

yolanda melero

Las abejas que viven en grupo son una pieza de todo el engranaje y, tal vez, por eso no necesitan un cerebro tan grande como las solitarias.

FERRAN SAYOL, primer autor del artículo e investigador al College London.

En este estudio, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, también se ha comparado el tamaño del cerebro de las abejas en relación con otros factores como su ciclo de vida y su sociabilización. Los resultados indican que las especies que a lo largo del año tienen una única generación, lo que sería un ciclo de vida lento, tienen también cerebros más grandes. Según el Dr. Sayol, “esto, sí que coincide con el que se encuentra en mamíferos y pájaros.” En cuanto a la vida social de las abejas, no se detectaron diferencias: “las que viven en grupo, como las melíferas, son una pieza de todo un engranaje y quizás por ello no necesitan tener un cerebro mayor que las abejas solitarias”.

En el hallazgo han participado también investigadoras e investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad de Washington en Saint Louis, la Universidad de Scranton (EE.UU.), la Universidad de Manitoba (Canadá) y el Instituto Van Caldenborghstraat de Holanda.

Un abejorro (Bombus terrestris), especie solitaria, muestra un comportamiento muy elaborado: perfora la parte trasera de la flor para extraer el néctar directamente de una manera más fácil. Crédito: José Luis/CREAF (CCBY).

Un cerebro con forma de cruasán

Ferran Sayol aprendió las técnicas para medir el cerebro de las abejas durante una estancia en Estados Unidos con el especialista en hormigas Marc A. Seid. Él mismo nos cuenta que lo que más le sorprendió era la forma, “que le recordaba a un cruasán con el tamaño más pequeño que un grano de arroz”. Una vez aprendida la manera de estudiar estos insectos, terminó midiendo un total de 395 abejas, con la ayuda de Miguel Ángel Collado de la Estación Biológica de Doñana del CSIC.

La muestra analizada era de 93 especies diferentes, que pertenecen a los Estados Unidos de América, España (sobre todo abejas de Sevilla) y Holanda.

Imatge de cervell d'abella vist sota un microscopi confocal de fluorescència. Crèdit: Ferran Sayol (CCBY).

Imagen de un cerebro de abeja visto bajo un microscopio confocal de fluorescencia. Crédito: Ferran Sayol (CCBY).

Artículo de referencia 

Ferran Sayol, Miguel Á. Collado, Joan Garcia-Porta, Marc A. Seid, Jason Gibbs, Ainhoa ​​Agorreta, Diego San Mauro, Ivo Raemakers, Daniel Sol and Ignasi Bartomeus. Feeding Specialization and longer generation time are associated with relatively larger brains in bees (2020). Proceedings of The Royal Society B. DOI: 10.1098/rspb.2020.0762.

, , , , , , ,

Técnica de Comunicación del CREAF desde 2016. Apasionada del mundo natural y su divulgación. Bióloga (UB) y máster en comunicación científican (BSM-UPF).
Artículos relacionados
Más bosques para el Green Deal: la restauración pasiva de los bosques como una potencial alternativa de gestión
7 de enero 2021CREAF
Enrique Doblas interviene como perito especializado en un debate sobre justicia y políticas de protección socio ambiental en Brasil
30 de diciembre 2020Adriana Clivillé
Participamos en Europabon, el proyecto de observación de la biodiversidad al servicio de políticas públicas europeas
28 de diciembre 2020Adriana Clivillé
,
El Prismàtic lanza un ciclo de seminarios virtuals dirigidos a la gestión del medio natural
22 de diciembre 2020Verónica Couto Antelo
Los nanoplásticos alteran el microbioma intestinal y pueden afectar la salud de los organismos acuáticos y la humana
21 de diciembre 2020Anna Ramon Revilla

Follow CREAF on: