Buscar

¿Qué es un refugio climático?

Pájaro bañándose en una fuente (Fuente: Timothy Kindrachuk, Unsplash)
Pájaro bañándose en una fuente (Fuente: Timothy Kindrachuk, Unsplash)

Un refugio climático es una zona natural o urbana que ofrece unas condiciones ambientales benignas para protegerse de un contexto desfavorable, como el exceso de calor, la escasez de agua, el acceso deficiente a un hábitat adecuado, etc. Podemos encontrar refugios climáticos en un parque, un paseo o una rambla con arbolado y zona de fuentes o con acceso a agua atural, como pueden ser un río o una playa. Las condiciones de cada refugio climático determinan si benefician más a una especie o a otra –incluida la humana– dependiendo de las necesidades de cada una.

A través de la alianza Magnet entre el CREAF y la Escuela J. M. Peramàs de Mataró, cuatro voluntarios del CREAF, Mireia Banqué, Josep Barba, Florencia Florido y Albert Vilà, han preparado una guía didáctica para que los alumnos de 5º curso de esta escuela descubran si los parques de su ciudad pueden actuar como refugios climáticos. Durante una salida de campo, los y las pequeñas investigadoras han descubierto lugares de Mataró que favorecen la mitigación del impacto del cambio climático y han observado que un refugio climático básico debe tener árboles y agua.

Josep Barba

Cualquier zona arbolada con puntos de agua permantenes puede actuar como refugio climático. Esto se ha visto mucho durante el verano, con múltiples olas de calor que se han extendido durante más de tres meses.

JOSEP BARBA, investigador del CREAF

Para medir la calidad de un posible refugio climático, se utilizan estos indicadores:

  • Porcentaje de sombras naturales de árboles y arbustos.
  • Porcentaje de superfície natural.
  • Fuentes de agua potable para las personas y puntos de agua para los animales, como balsas o estanques.
  • Varias elevaciones y orientaciones que forman motañitas, pequeños valles, microhábitats, entre otros, favorece que haya microhábitats, que pueden actuar como refugios climáticos.
  • Tipo de vegetación: las especies de hoja caduca ofrecen sol en invierno y sombra en verano. Las de hojas más anchas hacen sombras más densas. Las autóctonas tienen requerimientos más adaptados al clima mediterráneo y esto permite ahorrar agua, puesto que no se tienen que regar de forma regular o abundante.
  • Hábitat, descanso y escondrijos para dormir y reposar con tranquilidad, esconderse de los depredadores, etc.
  • Interacción entre animales domésticos y salvajes: uno de los grandes problemas para las especies salvajes en los parques urbanos es la interacción con animales de compañía, como perros desatados o colonias de gatos.
Parque de la Muntanyeta en Castelldefels (Fuente: AMB)
Parque de la Muntanyeta en Castelldefels (Fuente: AMB)

Los investigadores Albert Vilà y Josep Barba coinciden al decir que hay diferencias entre refugios climáticos en las ciudades y la naturaleza. Vilà afirma que la naturaleza es heterogénea y puedes encontrar una gran diversidad de microambientes que pueden actuar como refugios, a diferencia de las ciudades. Por su parte, Barba nos explica que los refugios climáticos de la naturaleza pueden tener una conectividad con otros ecosistemas naturales que los pueden hacer mucho más accesibles, mientras que un refugio climático en las ciudades puede estar mucho más aislado. Este sería un filtro muy importante para averiguar qué especies pueden aprovecharlo, como demuestra un estudio del investigador Jofre Carnicer sobre la supervivencia de las mariposas en La Fageda d’en Jordà.

En el caso de las áreas urbanas, el efecto isla de calor (UHI, por sus siglas en inglés) es especialmente preocupante, puesto que aumenta el riesgo de sufrir golpes de calor, tanto en humanos como en otros animales y plantas. Por eso, hay proyectos para introducir refugios climáticos en las ciudades con bosques urbanos, como por ejemplo Uforest o Clearing House, o para llenar de naturaleza los patios de las escuelas con Transformem els patis.

¿Quién se beneficia de los refugios climáticos?

Todas las especies, incluida la humana, pueden beneficiarse, puesto que las necesidades de las personas y otras especies de animales y plantas son muy parecidas: refrescarse en verano, calentarse en invierno, descansar y dormir, alimentarse e hidratarse.

Por ejemplo, en Cataluña hay muchas especies arbóreas que solo se encuentran en hondonadas de valles y canales, como es el caso de los tejos de los canales de Montserrat. En el CREAF estudiamos las poblaciones de tejos de este macizo seco y caluroso que a pesar de las condiciones, esconde refugios con condiciones de humedad y temperatura adecuadas dentro de los canales de la cara norte de la montaña. En el caso de los humanos hay determinados grupos que pueden obtener un mayor beneficio de los refugios climáticos, como las personas mayores o las poblaciones que viven en climas más extremos, entre otros.

Las poblaciones situadas en los límites climáticos de la distribución de la especie, como es el caso de algunas poblaciones de haya o tejo en la península Ibérica, existen porque precisamente hay refugios que los permiten sobrevivir en ambientes regionales que son desfavorables para la especie.

ALBERT VILÀ, investigador del CREAF

Con el cambio global los refugios toman cada vez más importancia, puesto que la Tierra sufre las consecuencias de las actividades humanas: la industrialización, la contaminación del aire y del agua, la deforestación, la agricultura intensiva, el desplazamiento de especies, entre otros. Una de las consecuencias más importantes es el calentamiento del clima de la Tierra, que comporta un aumento de la temperatura y de episodios climáticos extremos. En el Mediterráneo, por ejemplo, esperamos episodios de sequía, olas de calor y lluvias torrenciales más intensos y más frecuentes. Estos cambios en el clima pueden tener un efecto muy negativo para las plantas, animales y personas y, por eso, los refugios climáticos ofrecen unas condiciones ambientales que permiten a los humanos y a otras especies paliar los efectos adversos del cambio climático.

Parque del Canal de la Infanta en Cornellà de Llobregat (Fuente: AMB)
Parque del Canal de la Infanta en Cornellà de Llobregat (Fuente: AMB)

Este artículo se ha escrito con la colaboración de Albert Vilà, Josep Barba i Mireia Banqué.

Artículos relacionados

La ciencia remarca que la naturaleza es una aliada clave contra el cambio climático. De izquierda a derecha, una libélula, un roble y una orquídea. Imágenes: Galdric Mossoll
Noticias
Adriana Clivillé

Biodiversidad y crisis climática, un tándem inseparable

En el Día Internacional de la Biodiversidad promovido por la Convention on Biological Diversity queremos poner énfasis en su íntima vinculación con el cambio climático, del que prácticamente se convierte en la otra cara de la moneda.

Bosque afectado por la sequía en las montañas de Prades. Imagen: Galdric Mossoll
Noticias
Anna Ramon

Récord histórico de bosques afectados por sequía durante 2023

La campaña de 2023 presenta, de lejos, el récord de bosques afectados por sequía en Cataluña registrados desde que se inició el Deboscat, en 2012. Este 2023 ha registrado 66.482 hectáreas de bosques afectados por la falta de agua.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail