El BigVang habla de los incendios de 6ª generación

El investigador Lluís Brotons y la investigadora Andrea Duane destacan que las condiciones, antes excepcionales, para que se produjeran incendios incontrolables como los de California, Grecia o Portugal, son ahora muy habituales. Es necesario cambiar la estrategia de apagar las llamas hacia la prevención.

La periodista de La Vanguardia y su suplemento digital sobre ciencia BigVang Cristina Sáez ha publicado un reportaje el 17 de agosto en el que habla de los incendios de sexta generación. El jefe de los GRAF, Marc Castellnou, explica que son fuegos forestales donde hay una concentración máxima de combustible y que suceden en un momento en que el bosque está bajo unas condiciones atmosféricas radicalmente cálidas e inestables, con una sequía prolongada que estresa enormemente el ecosistema. Esto provoca que quemen superficies inmensas de bosque en muy poco tiempo, y que el incendio sea imposible de controlar, como ha ocurrido recientemente en California, Grecia y Portugal.

Son fuegos que cada vez serán más habituales debido al cambio climático y que por tanto hay que pasar de una estrategia que pasa por intentar detener las llamas hacia una de prevención. Para hacerlo, según Castellnou, hay que ayudar a los bosques a cambiar para que resistan mejor las nuevas condiciones climáticas. Una tesis con la que coincide el investigador del CREAF y el CTFC Lluís Brotons, que añade que «el problema del bosque no es científico, sino que es social y tiene también que ver con el modelo económico de país«.

También la investigadora del CREAF y el CTFC Andrea Duane explica que ya se está trabajando en la previsión y que aprovechan los datos proporcionados por los bomberos sobre los grandes incendios del pasado para proyectar qué tipo de incendio y donde se pueden producir de nuevo en el futuro.

Podéis leer todo el reportaje siguiendo este enlace.

Artículos relacionados

Noticias
Pau Guzmán

Año complicado para los bosques de Cataluña

El proyecto DEBOSCAT está cuantificando durante septiembre la superficie forestal de Cataluña afectada por la falta de lluvias, pero los efectos ya son evidentes en