El CREAF participa en dos nuevos proyectos para instaurar la agricultura regenerativa en Cataluña

Foto: IRTA
Foto: IRTA

En todo el mundo agrícola, el suelo es el sustrato primario que alimenta cultivos y pastos. Pero, con un manejo adecuado, la agricultura también puede devolver a la tierra la fertilidad de la que se nutre y combatir, de paso, el cambio climático. Es el propósito de la agricultura regenerativa: recuperar la salud del suelo, tanto en términos de estructura física como de biodiversidad y composición química, por medio de procesos ecológicos. Las recetas de esa interacción varían en cada contexto. Por eso, en Cataluña, el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), con la participación del CREAF y la Universidad de Lleida (UdL), ha lanzado este año AgriRegenCat y AgriCarboniCat. Son dos proyectos complementarios con una línea de investigación común: identificar las mejores prácticas agrícolas para incrementar los servicios ecosistémicos del suelo en distintos cultivos y condiciones climáticas y agrícolas de Cataluña. «Con proyectos como estos, ponemos el foco en el suelo, uno de los grandes olvidados hasta ahora», destaca el director general del IRTA, Josep Usall. Es una toma de conciencia de lo que se está haciendo bien en el campo, con técnicas como reducir el trabajo del suelo, la buena gestión de la poda o la fertilización orgánica. «Apenas se ha cuantificado su impacto en los agroecosistemas», apunta Georgina Alins, investigadora del IRTA y coordinadora de AgriRegenCat.

Es una toma de conciencia de lo que se está haciendo bien en el campo, con técnicas como reducir el trabajo del suelo, la buena gestión de la poda o la fertilización orgánica.
 

El alcance de los dos estudios es muy transversal, con una red de fincas en todo el territorio catalán, representativas de los principales cultivos, como trigo, arroz, manzano, viña, huerta y pastos. En cada cultivo se aplicarán diferentes técnicas y se evaluará su viabilidad ambiental, agronómica y económica. Tanto en parcelas del IRTA como en explotaciones comerciales, muchas de las pruebas darán continuidad a proyectos de investigación precedentes. «Desplegamos todo el IRTA, movilizaremos un volumen importante de investigadores», destaca la coordinadora de AgriCarboniCat, Maite Martínez-Eixarch. El proyecto que coordina Martínez-Eixarch monitorizará los efectos sobre el secuestro de carbono, mientras que AgriRegenCat se centrará en aspectos como la fertilidad y la biodiversidad del suelo y su capacidad para resistir eventos climáticos extremos. Las cubiertas vegetales, por ejemplo, se analizarán en varios cultivos, comparándolas con las prácticas estándares. Otros, en cambio, son más particulares: es el caso de la inoculación de hongos en suelos hortícolas o las técnicas de bioeconomía circular con compost de estiércol de vacuno, en cultivos extensivos.

Cultivos de arroz. Foto: Pere Virgili.

«Esta colaboración entre el IRTA y el CREAF es una oportunidad de consolidar diversas técnicas de agricultura regenerativa en el territorio catalán», explica Javier Retana, investigador del CREAF.

En el caso del CREAF, que participa en ambos proyectos, aportará su experiencia a través de la finca Planeses en Girona, donde investigadores del centro implementan diversas prácticas de agricultura y ganadería regenerativa desde hace seis años. De acuerdo con Javier Retana, investigador del CREAF y uno de los participantes del proyecto, «esta colaboración entre el IRTA y el CREAF es una oportunidad de consolidar diversas técnicas de agricultura regenerativa en el territorio catalán». Este conjunto de métodos, a menudo ausentes en la agricultura intensiva, se convierten en clave para proteger los suelos. El exceso en el uso de fitosanitarios o de laboreo compromete su biodiversidad (subterránea y en superficie) y, por tanto, la fertilidad natural. Sin embargo, los beneficios de la agricultura regenerativa van más allá de la productividad de la tierra. Un suelo con buena estructura resiste más la erosión y contribuye a retener más agua, dos servicios esenciales para los ecosistemas. Por el contrario, la falta de materia orgánica le hace más vulnerable: «en la cuenca mediterránea, las lluvias torrenciales erosionan los suelos más desnudos. Se pierden toneladas por hectárea y año. Si desaparece, nuestros nietos no volverán a recuperarlo, no es renovable a escala humana», advierte Alins.

«Enterrar» el carbono

El proyecto también quiere generar un nuevo conocimiento sobre los procesos de interacción entre cultivos, microbioma y suelo.

Un elemento central en la ecuación de la sostenibilidad de la agricultura es el carbono. Absorbido de la atmósfera en la fotosíntesis, el carbono entra en el suelo cuando las plantas mueren y es liberado por los organismos descomponedores. El manejo agrícola puede intervenir en ese ciclo. Es el caso de prácticas estudiadas en AgriCarboniCat: «Queremos aumentar la cantidad de carbono en el suelo, sea difícil de descomponerse y quede bajo tierra, y que esto se produzca tanto por su naturaleza química como por la diversidad de microorganismos. En relación con los microorganismos, cuanto más tengan que competir entre ellos, más lenta será la degradación de la materia orgánica», señala Maite Martínez-Eixarch. Precisamente, el proyecto también quiere generar un nuevo conocimiento sobre los procesos de interacción entre cultivos, microbioma y suelo. Por eso, se hará una campaña de muestreos y análisis cualitativos. «Queremos saber qué organismos están involucrados en la dinámica de carbono en las diferentes condiciones agrícolas en Catalunya», explica la científica.

Cultivos de manzanos. Foto: IRTA.

Los cambios en los niveles de carbono son procesos muy lentos. Para captarlos mejor, AgriCarboniCat utilizará los datos recopilados sobre el terreno a fin de crear indicadores y testar modelos predictivos. Partiendo de los históricos disponibles, y en base a variables físicas (como el fraccionamiento de los agregados del suelo) o biológicas (diversidad microbiana y fúngica), podría medirse la evolución del carbono. Además, el proyecto propone integrarlo en el cálculo de la huella de carbono y el análisis de ciclo de vida de productos alimenticios. No es una ponderación inútil: pese a su duración, la retención y estabilización de carbono bajo los campos de cultivo es capital para descargar la atmósfera. De hecho, se estima que el secuestro neto de carbono en suelo agrícola podría compensar el 4% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero. «No sólo se trata de preparar la agricultura para adaptarse al cambio climático o reducir sus efectos, sino directamente de combatirlo», remarca Martínez-Eixarch.

Sobre los proyectos

AgriCarboniCat y AgroRegenCat se cerrarán en 2025, después de una fase de transferencia de las buenas prácticas agrícolas, con jornadas sectoriales o actividades de sensibilización ciudadana. Ambos son proyectos coordinados por el IRTA, con la participación del CREAF y financiados por el Fondo Climático de Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural. La Universidad de Lleida participa en la investigación en AgriCarboniCat. Los proyectos disponen, para su ejecución, entre 2022 y 2025, de un presupuesto de 2,6 millones de euros. 2 millones para el de agricultura regenerativa (AgriRegenCat) y 600.000 euros por el centrado en la agricultura del carbono (AgriCarboniCat). Todos los aporta íntegramente el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural a través del Fondo Climático, que se nutre con el 50% de los ingresos obtenidos con el impuesto sobre las emisiones de CO2 de los vehículos de tracción mecánica y el 20% de la recaudación del impuesto sobre las instalaciones que inciden en el medio ambiente.

Huerta de la finca Planeses. Foto: Ángela Justamante, CREAF.

El Fondo Climático es un fondo de carácter público, creado por la Ley 16/2017, de 1 de agosto, del cambio climático, como instrumento para ejecutar políticas y acciones de mitigación y adaptación. La Comisión Interdepartamental del Cambio Climático establece las prioridades de actuación y el reparto correspondiente atendiendo a las disponibilidades económicas del fondo, la planificación sectorial y el análisis coste-eficiencia. Esta comisión ha acordado que los ámbitos en los que es necesario focalizar las prioridades de inversión son los de investigación, empresa, entes locales, participación y proyectos singulares. A partir de estos ámbitos establecidos como prioritarios, y teniendo en cuenta que la estimación de recaudación es de unos 50 millones de euros anuales, han sido seleccionados un total de 36 projectes para el período 2021-2027, 11 de los cuales vinculados al ámbito de la investigación y la innovación, entre ellos AgriRegenCat y AgriCarboniCat.

Artículos relacionados

Trozo de suelo de una huerta regenerativa. Foto: Ángela Justamante, CREAF.
Noticias
Angela Justamante

¿Qué es la agricultura regenerativa?

Vas a un supermercado y encuentras lo que quieres independientemente de si es su época de cultivo o no: ciruelas, mangos y melón en enero.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail