Caminar por el bosque reduce la concentración de cortisol, la hormona del estrés

Joan Llusià en un momento del estudio dentro del bosque
Joan Llusià en un momento del estudio dentro del bosque
Un equipo del CTFC encabezará la investigación, publicada en la revista Forests y desarrollada conjuntamente con investigadores del CREAF, la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Murcia. 

Un nuevo estudio realizado con personas voluntarias ha analizado la evolución del cortisol, la hormona del estrés y otros biomarcadores durante una exposición de 8 horas en un bosque de encinas mediterráneas. Los resultados de la investigación, publicados en la revista Forests, muestran que cuando nos adentramos en un bosque se reduce la concentración de esta hormona. Esto prueba que estos paseos por el bosque tienen un efecto fisiológico y psicológico en diferentes biomarcadores y proporcionan datos relevantes en este campo de investigación tanto para la comunidad científica como médica.

Bernat Claramunt

«De esta manera, damos un paso más para considerar los bosques como una herramienta válida de medicina preventiva que puede ser considerada por la sanidad pública y la sociedad en general; los bosques pueden ser espacios donde mitigar nuestros niveles de estrés»

Albert Bach, investigador del CTFC en el Environment and Human Health Lab.

Bach es investigador del CTFC en el Environment and Human Health Lab (EH2 Lab), donde él y su equipo, liderado por Roser Maneja, estudian los complejos vínculos entre el medio ambiente natural y la salud humana con el objetivo de informar y facilitar la toma de decisiones en base a datos científicos. En el estudio han participado los investigadores del CREAF Josep Peñuelas y Joan Llusià. El estudio se ha llevado a cabo con la participación de 31 personas voluntarias a quien se les recogió muestras de saliva en diferentes momentos durante 8 horas antes y después de adentrarse en un encinar en el Parque Natural del Montseny.

Todo lo que la saliva puede explicar

El muestreo de saliva se utiliza ampliamente como método no invasivo en estudios de estrés, dado que permite un muestro repetido en intervalos cortos de tiempo facilitando un seguimiento contínuo. Se han estudiado tres biomarcadores: una hormona (el cortisol), una enzima (la alfa-amilasa) y un anticuerpo (la inmunoglobulina).

Los resultados muestran, por un lado, una disminución significativa de las concentraciones de cortisol a partir de la segunda hora de exposición en el bosque que se mantiene hasta el final de la exposición. El cortisol salival es el marcador más utilizado en los estudios que analizan los efectos del bosque sobre la regulación del estrés y es útil para estudiar los beneficios psicofísicos.

Por otro lado, se muestra un aumento significativo de la actividad de la alfa-amilasa a partir de la primera hora de exposición, aunque después se mantiene estable. Esta enzima se presenta como un marcador del sistema nervioso autónomo y se utiliza para evaluar el efecto positivo del medio natural en humanos. Finalmente se evidencia una disminución significativa de inmunoglobulina a partir de la cuarta hora de exposición, cuya expresión se ha relacionado con el estrés mental.

Grupo de voluntarios paseando por el bosque

El tiempo que pasamos en el bosque importa

El potencial de los bosques como fuente de salud ha conducido a numerosos estudios que aportan pruebas de sus beneficios y correlacionan la exposición a estos ecosistemas con la regulación del estrés. Aun así la mayoría de los estudios realizados hasta ahora consideran exposiciones a corto plazo, mientras que en este estudio, por primera vez, se presenta una evaluación que llega hasta las 8 horas de exposición.

Además, también es la primera vez que se realiza un estudio de estas características en bosques del ámbito mediterráneo con resultados satisfactorios, lo que «significa un paso adelante y abre la puerta a nuevas investigaciones en este tipo de bosque», concluye Bach.

Más información:

Bach, A.; Ceron, J.J.; Maneja, R.; Llusià, J.; Penuelas, J.; Escribano, D. Evolution of Human Salivary Stress Markers during an Eight-Hour Exposure to a Mediterranean Holm Oak Forest. A Pilot Study. Forests 2021, 12, 1600. https://doi.org/10.3390/f12111600

Artículos relacionados

El estudio se ha realizado en hayedos y pinares de Europa. Fuente: Galdric Mossoll
Noticias
Galdric Mossoll

Los árboles no sólo absorben CO2, también limpian el aire de compuestos nitrogenados

Un nuevo estudio internacional demuestra la función crucial que tienen unos microorganismos presentes en las hojas de los árboles de retirar compuestos nitrogenados del aire. El estudio demuestra que los árboles no sólo son excelentes absorbiendo dióxido de carbono, sino que desempeñan un papel sorprendente en la retención y transformación de otros contaminantes como los compuestos nitrogenados.

Se prevé que el 70% de los arrozales de los países de renta baja sufrirá mayor reducción de rendimiento, frente al 52% de los de países de renta media y alta. Imagen: arrozal en Tailandia, por Eduardo Prim, Unsplash.
Noticias
Adriana Clivillé

Una alta concentración de CO2 en la atmósfera empobrece las tierras de cultivo de arroz

La elevada concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera reduce más de un 20% la disponibilidad de fósforo en los arrozales de todo el mundo, un mineral fertilizante indispensable. La situación coloca a los países con poco poder adquisitivo en condiciones adversas por el coste del abono de fósforo, y amplía aún más la desigualdad económica debido a las emisiones de CO2 y los impactos en los procesos geoquímicos.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail