La ciencia ciudadana, reforzada gracias a Ground Truth 2.0 y su metodología

Crear y validar una metodología para generar observatorios de ciencia ciudadana es el hilo conductor del proyecto europeo Ground Truth 2.0, que ha trabajado con 4 observatorios en Europa (Bélgica, España, Países Bajos y Suecia) y 2 en África (Kenia y Zambia ) en condiciones operativas reales.

La ciencia ciudadana, reforzada gracias a Ground Truth 2.0 y su metodología
El proyecto Ground Truth 2.0 ha implicado trabajar con 4 observatorios de ciencia ciudadana en Europa y 2 en Àfrica, en condiciones operativas reales. Crédito imagen: Joan Masó

El proyecto se ha cerrado recientemente y ha demostrado sus beneficios sociales, económicos y tecnológicos a escala global, con una metodología de diseño flexible ajustada a las circunstancias locales. Uno de sus resultados finales donde el CREAF ha participado más activamente es una herramienta para determinar la calidad de los datos de ciencia ciudadana integrada en un navegador de mapas, que incluye los datos recogidos por la mayoría de los observatorios gracias a la implementación de estándares internacionales geoespaciales.

El proyecto está financiado por Horizon 2020 y ha intervenido el grupo de investigación Grumets –con participación de Joan Masó, investigador del CREAF, Ester Prat y Núria Julià, técnicas de investigación del CREAF–,  además de Joan Pino y Corina Basnou, también investigadores del CREAF, y el grupo BEEMed Biodiversidad y Evolución en Ecosistemas Mediterráneos. Ha contado con la coordinación de Uta Wehn, del IHE Delft Institute for Water Education.

Ground Truth 2.0 demuestra que se puede potenciar el intercambio de conocimiento para tomar decisiones y defender cambios en las políticas públicas o el estilo de vida de las personas. Los observatorios de ciencia ciudadana contribuyen a conectar la observación de la Tierra con la ciudadanía y con los organismos de toma de decisiones.

Se ha trabajado mediante el co-diseño de observatorios ambientales y se han reunido ciudadanos, científicos y responsables de políticas, en un proceso de codificación que ha tenido en cuenta necesidades individuales y colectivas.

La metodología desarrollada se ha trabajado mediante el co-diseño de observatorios de observación ambiental de manera iterativa con las partes involucradas y ha reunido ciudadanos, científicos y responsables políticos en un proceso de codificación a partir de necesidades individuales y colectivas. Se ha apoyado en un innovador servicio web para comparar cartografía de usos del suelo en base al Open Street Map y ha involucrado activamente a la ciudadanía para recoger y utilizar indicadores ambientales sobre flora y fauna, disponibilidad y calidad del agua, calidad del aire, el estrés por calor, condiciones climáticas locales, gestión del territorio y recursos naturales.

Para garantizar el desarrollo de los 6 observatorios se ha trabajado con pequeñas y medianas empresas, ONG, administraciones, equipos de investigación y académicos y se han aprovechado sinergias con iniciativas como GEOSS, INSPIRE y los proyectos similares GROW, SCENT y LANDSENSE.

La observación de la tierra (Earth Observation, EO) contribuye a proporcionar información consistente sobre el cambio climático, la salud del planeta y el impacto de la actividad humana, entre otros.

La ciencia ciudadana, reforzada gracias a Ground Truth 2.0 y su metodología
La observación de la tierra proporciona información consistente sobre el cambio climático, la salud del planeta y el impacto de la actividad humana, entre otros. Crédito imagen: Dominio público

Si bien la investigación de Ground Truth 2.0 ha finalizado, algunos de los observatorios ciudadanos continúan activos y el consorcio del proyecto está haciendo un compendio de su enfoque para futuras iniciativas de base, junto con herramientas de capacitación y demás material educativo.

Ciencia ciudadana basada en la comunidad

En Cataluña, Ground Truth 2.0 ha hecho posible un convenio entre el CREAF y el Servicio Meteorológico de Cataluña para mantener el observatorio de ciencia ciudadana Ritme Natura.

Los observatorios ciudadanos son sistemas de información y seguimiento ambiental basados ​​en la comunidad, que invitan a las personas a compartir sus observaciones. Siguiendo la metodología de Ground Truth 2.0, los ciudadanos se reunieron para discutir los datos específicos que les interesaban, y el proyecto les ayudó a generar datos sobre la calidad y cantidad del agua, la calidad del aire, el estrés por calor, las condiciones climáticas locales y los informes de vida silvestre.

En Cataluña, Ground Truth 2.0 ha hecho posible un convenio entre el CREAF y el Servicio Meteorológico de Cataluña para mantener el observatorio de ciencia ciudadana  Ritme Natura.

Artículos relacionados

El alumnado de los FenoCentros ha aportado casi 1.400 observaciones de plantas y animales al observatorio ciudadano RitmeNatura. Autor: Pau Guzmán
Noticias
Gerard Gaya

Nace la red de FenoCentros del observatorio ciudadano RitmeNatura con 18 escuelas e institutos

Más de 500 alumnos de la província de Barcelona han observado 1.350 cambios en el calendario natural de 289 especies diferentes de plantas y animales gracias al observatorio ciudadano RitmeNatura. Estos datos ciudadanos se combinarán con datos de satélites y permitirán crear FenoTwin, un mapa donde se verá en tiempo real cómo cambia la naturaleza a lo largo del año. Se presentará, junto a la primera generación de la red de FenoCentros, el 15 de junio.

Noticias
Veronica Couto Antelo

La oruga del boj vuelve a la acción

El proyecto de ciencia ciudadana Alerta Forestal activa su campaña de seguimiento de la oruga del boj. ¿Has visto zonas afectadas por esta invasora? ¡Envíanos

Vegetación dunar en la playa de Castelldefels en pleno estallido primaveral. Autor: Robert Ramos (AMB)
Noticias
Pau Guzmán

Las playas metropolitanas actúan como una reserva inesperada de mariposas

El último informe del Observatorio Metropolitano de Mariposas mBMS, que coordinan el AMB, el CREAF y el IERMB mediante el Laboratorio Metropolitano de Ecología y Territorio de Barcelona (LET), obtiene una primera fotografía de la situación de las mariposas en las playas metropolitanas y pone de manifiesto que la vegetación dunar de estos espacios costeros puede actuar de reservorio de determinadas especies de mariposas.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail