“La ciencia es un esfuerzo humano de largo recorrido»: un debate con los 4 investigadores del CREAF distinguidos ‘highly cited’ 2020

La necesidad de una ciencia inclusiva, el sesgo de los rankings, la pérdida de cerebros y la responsabilidad de formar personas centran un debate con los 4 investigadores del CREAF incluídos en el índice Clarivate de The Web of Science 2020.

highly cited 2020

Jordi Martínez-Vilalta, Maurizio Mencuccini, Josep Peñuelas y Jordi Sardans son cuatro investigadores del CREAF distinguidos como altamente citados (‘highly cited’) en el mundo por el índice Clarivate de Web of Science. Imagen: CREAF e investigadores

Jordi Martínez-Vilalta, Maurizio Mencuccini, Josep Peñuelas y Jordi Sardans son cuatro investigadores con pocos rasgos en común y muchos puntos de conexión: Martínez-Vilalta fue discípulo de Mencuccini y Peñuelas y Sardans son un tándem profesional absolutamente cómplice. Cuatro profesionales que se sienten parte de un continum iniciado por sus antecesores y que entienden la ciencia como «un esfuerzo humano de largo recorrido», en palabras evocadoras de Martínez-Vilalta.

Más allá del reconocimiento

Josep Peñuelas. «Ser altamente citados en el mundo es un reconocimiento para nosotros y para las personas con las que trabajamos, después de años de dedicar nuestro tiempo y esfuerzos para hacer avanzar nuestros campos de conocimiento todo lo que sea posible. Lo es también para nuestro ámbito de investigación. Por supuesto que no podría ser de otra manera, dado el papel capital de la ecología y la ciencia de plantas y animales».

Jordi Martínez-Vilalta. «También significa que trabajamos en grandes ámbitos de la ecología y la ciencia de plantas y animales que generan interés y discusión. Y esto se muestra en la evaluación del índice Clarivate».

Maurizio Mencuccini. «Si miro atrás, el impacto de mi disciplina ha evolucionado drásticamente desde que empecé hace 20 años. Originalmente trataba sólo ciencia de plantas y ya no es así: ahora interactuamos constantemente con científicos especializados en cambio global, con profesionales de la Física expertos en modelización de la Tierra… es mucho más interdisciplinario. Por lo tanto, nuestra presencia en este ranking indica la integración de la disciplina con el cambio climático y temas vinculados, más que la ciencia sobre plantas».

Jordi Martínez-Vilalta. “Si bien el nombre del ámbito que se utiliza para decidir cuáles son los investigadores más citados no ha cambiado y se sigue llamando ciencia de plantas y animales…».

Jordi Sardans. «Mi caso es un poco diferente porque estoy clasificado en el área Cross Field y porque mi investigación abarca de la agricultura en los ecosistemas naturales y las personas. Estudio el papel de los componentes químicos en el medio ambiente y publico en varios tipos de revistas, con una visión amplia comparado con otros colegas».

Transversalidad y disciplinas sin fronteras

Josep Peñuelas. «Ahora todos los ámbitos de conocimiento están muy conectados e interrelacionados. Nosotros trabajamos con profesionales de la informática, los suelos, la ciencia social, la economía… No hay fronteras, la interdisciplinariedad está enriqueciendo claramente nuestro trabajo, tal y como ha comentado Maurizio».

Jordi Martínez-Vilalta. «Si bien es interesado poner de relieve que la forma en que se calcula un índice como el Higly cited de Clarivate Web of Science no ha cambiado. No muestra la interconexión y sigue dividido en disciplinas muy clásicas. Entiendo que no es sencillo verlo desde una nueva óptica».

Josep Peñuelas. «Quizá tendremos que impulsar un cambio en la forma en que clasifican…».

JORDI MARTÍNEZ-VILALTA, investigador del CREAF.

Jordi Martínez-Vilalta

«Nosotros hemos cambiado de acuerdo con nuestros campos de estudio. El hecho de que seamos altamente citados implica que hemos sido capaces de entender la dirección que tomaba nuestro ámbito de investigación. Y hemos hecho evolucionar nuestra investigación, o hemos contribuido levemente a que nuestro ámbito haya evolucionado hacia áreas concretas».

Maurizio Mencuccini. «Cuando estudiamos en la universidad, nos formamos en disciplinas individuales. Por supuesto, el Jordi Sardans es el mejor ejemplo de éxito de alguien que trabaja de manera transversal en un ámbito donde se cruzan campos diversos. Es una tarea que todos nosotros intentamos, con mayor o menor éxito. Ahora bien, pensando en las nuevas generaciones, deberíamos estar formando científicos aptos para campos de investigación interdisciplinarios y eso es muy difícil de hacer y probablemente refleja las limitaciones del sistema universitario, que todavía está muy compartimentado».

Jordi Sardans. «Mi caso es un poco excepcional, porque he escogido la visión química de los problemas ambientales, que puede centrarse en muchos puntos de vista diferentes. E intento aportar una propuesta amplia con un elemento común que es el uso de la química por parte de los ecosistemas. Probablemente por eso mi búsqueda tiene cabida en diferentes publicaciones».

Mirar la ciencia con los ojos del estudiante actual

Josep Peñuelas. «La transversalidad de disciplinas y la evolución de la ciencia que ha llamado el Maurizio debe incidir en la forma en que enseñamos. Deberíamos proporcionar a los estudiantes recursos para sacar provecho de las oportunidades de la investigación científica. Y sin perder la diversidad disciplinar, que tiene un efecto de sinergia positiva que deberíamos aprovechar en lo posible, porque es una ventaja. Y la diversidad también implica que se necesitan profesionales impulsando tareas valientes y atrevidas en ámbitos específicos».

JOSEP PEÑUELAS, investigador del CSIC en el CREAF.

Josep Peñuelas

«Me preocupa que estamos olvidando los especialistas en Botánica y Zoología: nuestros colegas en taxonomía botánica o zoológica nunca serán muy citados en artículos científicos a partir de los criterios que definen los índices. Nosotros lo somos porque pertenecemos a una comunidad muy grande. Ser muy citado a menudo tiene que ver también con la forma en que clasificamos la ciencia y los rankings».

Jordi Martínez-Vilalta. «La ciencia trabaja en base a problemas. Nosotros somos un buen ejemplo: los cuatro trabajamos en ámbitos similares de la biología del cambio global, si bien tenemos nuestro propio énfasis. Y, sin embargo, tal como ha indicado el Maurizio, tenemos antecedentes muy diversos. Jordi Sardans proviene de la Bioquímica, Josep Peñuelas de la Biología, Maurizio Mencuccini del ámbito forestal y yo estudié Ciencias ambientales. Hay una pregunta clave: ¿hasta qué punto la manera como organizamos el conocimiento y como enseñamos en la universidad prepara a las personas para encarar los problemas transversales que seguro que se encontrarán, no sólo a la carrera científica, sino en el entorno profesional? Y podemos pensar que una solución es mezclar profesionales de experiencias diferentes, pero probablemente serán necesarios personas formadas en estos ámbitos transversales. La ciencia ambiental es un buen ejemplo, pero no suficiente. Claramente, tenemos que cambiar la forma en que organizamos el conocimiento en la universidad».

Maurizio Mencuccini. «Estamos todos de acuerdo con que las disciplinas científicas son importantes y que la especialización es esencial para avanzar en la ciencia básica. Pero también hay un ámbito de aplicación de disciplinas más integrativas, que se saltan barreras. Nuestros estudiantes tienden a ver el mundo de manera más transversal. Quieren utilizar herramientas y recursos de los que nosotros no tenemos formación: hablo por ejemplo de teledetección. Yo nunca en estudié, no era ni siquiera una posibilidad porque era terreno de la Informática y la Física. Y ahora tenemos un grandísimo rango de datos y recursos de información para dar soluciones óptimas a problemas y tenemos que identificar la manera de utilizarlos. Las generaciones jóvenes tienen muy presente esta conciencia de múltiples fuentes de datos, por eso deberíamos organizar algunos Grados más abiertos y darles la oportunidad. Hoy la formación se hace más fácil».

Perder cerebros brillantes por el camino

Josep Peñuelas. «En cuanto a los jóvenes, nosotros cuatro hoy trabajamos con científicos y científicas muy bien preparados, que deberían tener más fácil para estabilizarse y tener mejores perspectivas laborales. Rompo una lanza para solucionarlo, para poder disponer de una ciencia mucho mejor para la sociedad. Debemos revisar la forma en que preparamos a los científicos y las científicas y transmitimos la ciencia, y la manera como recompensamos su trabajo haciéndola posible».

Jordi Martínez-Vilalta. «Me preocupa ver que los estudiantes más brillantes abandonan la ciencia, porque la consideran una carrera muy competitiva y porque encuentran mejores opciones al margen de la ciencia. Debemos trabajar para que este camino sea más fácil y para crear oportunidades. Y esto conecta con el tipo de personas que dedican su carrera a la ciencia: es un error pensar que buscamos un tipo concreto de persona para hacer investigación. Deberíamos tener una visión mucho más amplia y diversa, porque haría el camino científico más atractivo para personas que tienen cosas que aportar. Hablo de mujeres científicas, pero también de otros al margen de los estándares habituales. Deberíamos ensanchar nuestros criterios y la manera de contratar… algo difícil porque tiene que ver con la forma en que están organizadas las universidades y los cientas de investigación…».

Un sesgo que es una herencia

¿Por qué la ciencia se caracteriza por un claro sesgo respecto a las mujeres? Imagen: UNESCO

Maurizzio Mencuccini. «Sí, este es uno de los problemas capitales que encaramos hoy y es una herencia o un sesgo implícito que nos encontramos en el desarrollo de la carrera científica, desde las etapas iniciales, el doctorado y los primeros pasos de la ciencia profesional. Cada vez somos más conscientes. Es una lástima que muchas mujeres brillantes y bien preparadas decidan renunciar a la ciencia para que se sienten intimidadas o perciben que es demasiado competitiva. Hay un sesgo claro de género, si bien tiene un alcance más amplio: lo ha llamado el Jordi Sardans y es el hecho de que los científicos que más han contribuido a una disciplina, a menudo publican poco, si bien son muy buenos en la teoría o en desarrollar métodos. Pueden ser hombre o mujer, pero no están jugando al juego de la ciencia».

«Por lo tanto, cuando el rendimiento de los científicos se evalúa sólo según el número de publicaciones, la promoción de una ciencia ‘eficiente’ va en detrimento de la redundancia en la disciplina. A largo plazo, perdemos eficiencia porque no desarrollamos ni métodos ni teoría. Hay un sesgo de género más allá: está la forma en que funciona la ciencia, que es muy competitiva, agresiva y muy centrada en la publicación. Va en detrimento de la redundancia y de la oportunidad de incorporar profesionales que no están directamente implicados en este juego. Creo que la redundancia es un problema ecológico fundamental, es muy importante para los ecosistemas. Y sabemos que la redundancia es una propiedad fundamental de cualquier sistema ecológico, incluyendo la ciencia».

MAURIZIO MENCUCCINI, investigador del CREAF.

Maurizzio Mencuccini

«Hay un sesgode género que va más allá: hay la manera como funciona la ciencia, que es muy competitiva, agresiva y muy centrada en la publicación».

Más allá del sesgo de género

Jordi Martínez-Vilalta. «Estoy totalmente de acuerdo. Una barrera muy relevante es la importancia que damos a contar las cosas, a las medidas de productividad poco matizadas. Nosotros ahora estamos en la banda reconocida, pero debemos ser conscientes de cómo utilizamos esta información, el gran impacto que tiene en el funcionamiento de la ciencia y en cómo llega a la sociedad y los científicos jóvenes. A veces tenemos en cuenta banalidades, como el número de publicaciones: no es muy sabio contar cosas sin mirar su calidad y, sin embargo, el índice basado en cantidades tiene visibilidad. Esto es sólo una parte del relato. Hay aspectos que no se muestran. Ahora bien, no estoy reivindicando volver al funcionamiento de hace 40 años, cuando no podíamos hacer seguimiento…».

Josep Peñuelas. “Estoy de acuerdo. Pero la redundancia, la ciencia incremental, la confirmación, también es fundamental. Sin la reiteración no podríamos asegurar los descubrimientos, la ciencia no avanzaría con pasos firmes. Cuando yo era un joven científico que comenzaba, el miembro de un tribunal de oposiciones me dijo que el movimiento se demuestra andando, que es una frase hecha».

Jordi Martínez-Vilalta. «Sí, estamos excluyendo personas de la ciencia».

Jordi Peñuelas. «Además del sesgo de género, me preocupa excluir los países pobres. Prestamos atención a los Estados Unidos, en Europa y ahora en China, pero nos olvidamos de profesionales de la ciencia de Sudamérica, India y África y no sólo en lo que se refiere a la ciencia. Diría que la pobreza y la falta de educación son los peores problemas de nuestro mundo, incluso para la ecología. Me gustaría trabajar contra la pobreza y la falta de formación para un mundo mejor y una ciencia mejor. El género me preocupa, pero detecto también de otros problemas».

Una carrera de fondo iniciada por otros

Maurizio Mencuccini. «En mi caso, la oportunidad y la suerte tuvieron que ver con el cómo y el por qué me dedico al campo de estudio actual. Cuando empezaba, visité un instituto de investigación del Reino Unido y allí un científico creyó que el tema que yo estudiaba (el uso de agua en las plantas y el efecto del estrés hídrico) tendría que decir en la modelización los ecosistemas, no sólo en la fisiología y la función de las plantas. Quiero decir que si tenemos éxito hoy es que profesionales previos fueron suficientemente inteligentes para orientarnos, para indicarnos qué áreas explorar. En mi caso fueron dos científicos británicos».

Jordi Martínez-Vilalta. «Y … por cierto, ¿se puede preguntar quién eran?»

Maurizio Mencuccini. «John Grace y Paul Jarvis».

Jordi Martínez-Vilalta. «Me lo imaginaba. Somos parte de este continum, de nuestros mentores, de las próximas generaciones. La ciencia es un esfuerzo humano a largo plazo. Partimos de referencias anteriores. Cuando yo empezaba, por casualidad hablé con Jaume Terradas y eso me permitió empezar a trabajar con el Josep Piñol, que me introdujo en las relaciones hídricas de las plantas y la hidráulica. Después fui un post-doctorando del Maurizio Mencuccini, que me introdujo más. Estos son todavía los temas principales en la que trabajo, pero cuando empecé este era un campo de conocimiento muy periférico. No era tan obvio…».

Josep Peñuelas. «Es una muy buena observación: deberíamos reconocer mucho más el papel de nuestros antepasados. Hicieron muy bien su trabajo, que es una parte relevante de nuestra. Yo estoy muy en deuda con Ramon Margalef, Chris Field y Jaume Terradas, por ejemplo».

JORDI SARDANS, investigador del CREAF.

Jordi Sardans

«Uno de los objectivos de nuestra investigación es hacer un paso adelante en algunos paradigmas ecológicos clásicos, utilizando elementos químicos más elementales, que son el material que necesitan los ecosistemas».

Jordi Sardans. «En mi caso, llegar a la conclusión de que el agua es importante para la agricultura parte del uso de las fuentes de vida más elementales en los ecosistemas terrestres y acuáticos. Voy valorar que probablemente tengamos una herramienta robusta para hacer ciencia aplicada o observacional, pero también para proporcionar al Ecología métodos que puedan ser una revolución. Estamos investigando aspectos diferentes desde puntos de vista diversos. Uno de mis objetivos es dar un paso adelante en algunos paradigmas ecológicos clásicos, utilizando elementos químicos más elementales, que son el material que necesitan los ecosistemas».

Artículos relacionados