Buscar

CustForest innova en la custodia forestal para generar bioeconomía al tiempo que se protege la biodiversidad

Miembros técnicos del proyecto CustForest realizando trabajos de campo en Albanyà, Alta Garrotxa. Imagen: Galdric Mossoll
Miembros técnicos del proyecto CustForest realizando trabajos de campo en Albanyà, Alta Garrotxa. Imagen: Galdric Mossoll

¿Conservar la naturaleza, o promover una nueva economía rural? ¿Son ideas contradictorias e incompatibles? El nuevo proyecto CustForest nace convencido de que se puede generar bioeconomía al tiempo que se mejora la biodiversidad y lo quiere demostrar en dos años, en un proyecto ambicioso puesto en práctica en toda Cataluña. 

El proyecto lo coordina la Xarxa de Conservació de la Natura, que se ha unido con el CREAF y a cuatro entidades arraigadas en el territorio que testearán nuevos modelos de custodia en diferentes fincas y producirán materiales y guías para reproducirlo en otros lugares. Son la Fundación Pioneers of Our Time, en el Valle de la Muga, la Asociación Sèlvans, en la Garrotxa, el Alt Empordà y el Ripollès, la Fundación Proyecto Bosques de Montaña, en el valle de Esterri de Cardós y la Asociación Medioambiental la Sínia, en el río Gaià. El objetivo del proyecto es demostrar que, a la hora de gestionar un territorio, si se implican la propiedad, las personas usuarias y las entidades locales, se pueden realizar proyectos que generen tanto beneficios económicos y sociales en el entorno rural, como mejoras en el hábitat de especies amenazadas, adaptaciones a la sequía o incendios, y conservación de bosques maduros, entre otros.

«El acuerdo de custodia es el proceso mediante el cual las personas propietarias y/o gestoras de fincas privadas pactan voluntariamente con una entidad varios compromisos para llevar a cabo una gestión del espacio que cuide la conservación de sus valores naturales, culturales y paisajísticos. Este proceso permite a las entidades participar directamente en las decisiones que afectan a los valores naturales de las fincas, y hacerlo en estrecha colaboración con la propiedad».

ANNA SUBIRANA, responsable de comunicación y participación XCN.

El proyecto ha arrancado hace un par de meses, tiene una duración de dos años y se alargará hasta diciembre de 2025.

Embalse del Catllar, en el río Gaià, ámbito donde la Associació Mediambiental la Sínia realizará algunas de las actuaciones del proyecto. Imagen: CustForest

Bosques multifuncionales y especias bandera

La pérdida paulatina de biodiversidad, la adaptación al cambio climático, el despoblamiento progresivo, el riesgo de incendios o el abandono agrícola y forestal, tienen un hilo conductor: la falta de gestión del territorio. El proyecto CustForest pretende innovar y testear medidas de gestión del territorio que transformen el bosque en un espacio capaz de acoger una mayor biodiversidad, de retener más carbono, pero también menos vulnerable al cambio climático y al riesgo de incendio, por ejemplo. 

«Un territorio forestal puede ofrecer beneficios ambientales pero también sociales. La gestión forestal multifuncional permite compaginar al mismo tiempo los valores ecológicos, sociales y económicos de los bosques. Ya no sólo se hace hincapié en el bosque como fuente de recursos, sino que se amplía la mirada incorporando los valores ambientales que permiten garantizar la biodiversidad y la provisión de servicios ecosistémicos a largo plazo».

MIREIA BANQUÉ, investigadora del CREAF y coordinadora del proyecto.

Por ejemplo, en La Garrotxa, con Sèlvans, se quiere demostrar que mejorar la madurez de un bosque con una gestión forestal innovadora, puede hacer que éste pueda acoger una mayor biodiversidad de insectos, microfauna y flora, pero al mismo tiempo puede aumentar la capacidad de sumidero de carbono y se pueden compensar emisiones y promover la bioeconomía. 

Por otra parte, en la Cuenca de la Muga, la Fundación Pioneers quiere promover la resiliencia del paisaje forestal. Lo harán co-creando un plan de prevención de incendios en 40.000 ha con la implicación de los agentes claves. Además, comercializarán un crédito climático para implicar a empresas y ciudadanía con la gestión forestal de la zona y se prepararán las fincas para ofrecer un turismo de avistamiento y divulgación de las cuatro especies de buitres europeos. 

Dentro de Cutsforest todas las entidades tienen una especie o tipo de hábitat bandera representativo del espacio custodiado. La voluntad es que las acciones que se lleven a cabo dentro del proyecto sirvan para su conservación. Con la Fundación Pioneers of Our Time, por ejemplo, se mejorarán hábitats forestales buitre negro, en la Asociación Sèlvans se trabajará con los bosques maduros, en la Fundación Proyecto Bosques de Montaña se mejorará el habitat del urogallo y con la Asociación Medioambiental La Sínia se realizará una gestión forestal específica orientada a la conservación de la tortuga mediterránea. 

Miembros técnicos del proyecto CustForest visitando la zona donde actúa Sèlvans, en la Garrotxa. Imagen: CustForest

Implicación social

La fórmula para que esta gestión forestal se gestione de forma social y ambientalmente justa pasa por trabajar conjuntamente con la sociedad civil, las entidades de custodia, los propietarios forestales y la administración pública local. Por eso, CustForest fomentará que en estos casos de estudio haya participación de estos actores en la toma de decisiones. De esta cohesión territorial que se quiere favorecer en las cuatro zonas piloto se destilarán sus características compartidas y las lecciones aprendidas para transferir este conocimiento y que se puedan replicar las experiencias en todo el territorio. 

Uno de los ejemplos es el que se llevará a cabo en la cuenca del río Gaià con la Sínia, donde se hará una planificación para disminuir el riesgo de incendios y promover la biodiversidad, en especial el águila perdicera y la tortuga mediterránea. Para ello, se implicará al vecindario, administraciones locales y propietarias de fincas de la zona a través de talleres que les permitirán tomar un papel activo en la planificación de una bioeconomía a largo plazo. 

Por otra parte, la Fundación Proyecto Bosques de Montaña involucrará a más de 250 personas voluntarias a lo largo de 112 jornadas de voluntariado en el Parque Natural del Alt Pirineu para mejorar el hábitat del urogallo. Los resultados de estos trabajos servirán también para realizar cursos de bioingeniería del paisaje y establecer la comarca del Pallars Sobirà como referente en bioingeniería en el ámbito de montaña.

La fórmula per a que aquesta gestió forestal es gestioni de forma socialment i ambientalment justa passa per treballar conjuntament amb la societat civil, les entitats de custòdia, els propietaris forestals i l’administració pública local. Per això, CustForest fomentarà que en aquests casos d’estudi hi hagi participació d’aquests actors en la presa de decisions. D’aquesta cohesió territorial que es vol afavorir a les quatre zones pilot se’n destil·laran les característiques compartides i les lliçons apreses per poder transferir aquest coneixement i que es puguin replicar les experiències arreu del territori.

Un dels exemples és el que es durà a terme a la conca del riu Gaià amb la Sínia, on es farà una planificació per disminuir el risc d’incendis i promoure la biodiversitat, en especial l’àguila cuabarrada i la tortuga mediterrània. Per fer-ho, s’implicarà el veïnat, administracions locals i propietàries de finques de la zona dels treballs a través de tallers que els permetran prendre un paper actiu en la planificació d’ una bioeconomia a llarg termini.

Per altra banda, la Fundació Projecte Boscos de Muntanya involucrarà més de 250 persones voluntàries al llarg de 112 jornades de voluntariat al Parc Natural de l’Alt Pirineu per millorar l’hàbitat del gall fer. Els resultats d’aquests treballs serviran també per fer cursos de bioenginyeria del paisatge i establir la comarca del Pallars Sobirà com a referent en bioenginyeria en l’àmbit de muntanya.

CustForest cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU. 

Artículos relacionados

El investigador predoctoral del CREAF Gerard Codina vivió muy de cerca los incendios de los bosques de Canadá en 2023 desde Montreal.
Noticias
Alba Gimbert

Gerard Codina y la experiencia del fuego para proteger los bosques

Los incendios forestales que sufrió Canadá durante el verano de 2023 se tragaron bosques, viviendas e infraestructuras y quemaron más terreno que la suma de los 7 años anteriores. Un estado de emergencia que el investigador predoctoral del CREAF Gerard Codina vivió muy de cerca desde Montreal.

Angham Daiyoub, ingeniera forestal e investigadora doctoral. Imagen: Angham Daiyoub.
Noticias
Adriana Clivillé

La guerra de Siria ha aniquilado el 19% de los bosques del país, equivalente a toda el área metropolitana de Barcelona

El crítico resultado de la guerra que vive Siria desde 2011 es la destrucción sostenida de masa forestal, sobre todo en la cordillera noreste y en torno a Damasco –la capital ubicada en el sur del país–, con consecuencias ambientales y humanitarias a largo plazo. La investigadora predoctoral del CREAF Angham Daiyoub es primera autora del artículo científico que lo analiza.

Mireia Banqué, coordinadora de AlertaForestal observando un bosque afectado por la sequía en el verano de 2023. Imagen: AlertaForestal
Noticias
Laura Fraile

AlertaForestal resume 2023 en datos

El proyecto de ciencia ciudadana AlertaForestal resume 2023 en datos. En un año marcado por la sequía, son ya más de 2000 usuarios que participan en el proyecto.

Lago de alta montaña en Andorra. Imagen: Galdric Mossoll
Noticias
CREAF

Arranca una expedición para cartografiar la biodiversidad invisible de los lagos pirenaicos

La región de los Pirineos está experimentando un índice de calentamiento superior a la media mundial, lo que la convierte en un observatorio crítico para los impactos del cambio climático. Un equipo científico ha iniciado esfuerzos conjuntos para cartografiar la biodiversidad de los microorganismos que viven bajo la superficie de 300 lagos diferentes de los Pirineos.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail