Las especies de abejas con cerebros más grandes aprenden mejor

Tener un cerebro mayor incide directamente en el aprendizaje de las abejas, una teoría ya demostrada en aves y primates, que se pone en evidencia en un estudio publicado en la Royal Society Open Science y liderado por un equipo científico del CREAF y el Estación Biológica de Doñana (CSIC).

Les espècies d’abelles amb cervells més grans aprenen millor
Las especies de abejas con cerebros más grandes, tanto en términos absolutos como relativos al tamaño del cuerpo, tienen una mayor capacidad de aprendizaje. Imagen: Bombus terrestris, fuente Wikipedia.

Una abeja encerrada en un tubo de cristal, en la punta dos tiras de cartón, una azul y otra amarilla, dos colores que la abeja distingue muy bien, la azul empapada de azucar, la amarilla de agua. ¿Sabrá asociar el color con la recompensa? ¿Y si cambiamos de especie, aprenderá igual? Aves y primates han demostrado que las especies con cerebro más grande son más listas, aprenden mejor. Ahora, el estudio científico Brain size predicts learning abilities in bees liderado por el CREAF y la Estación Biológica de Doñana (CSIC) demuestra por primera vez que esta teoría también se cumple en las abejas, las especies con cerebros más grandes, tanto en términos absolutos como relativos al tamaño del cuerpo, tienen más capacidad de aprendizaje.

Miguel Angel Collado, Foto Twitter

«Existe una enorme variación de tamaño en el cerebro de las especies de abejas, y esto puede influir mucho en su capacidad de adaptación a los cambios ambientales»

MIGUEL ÁNGEL COLLADO, investigador de la Estación Biológica de Doñana-CSIC y del CREAF.

Miguel Ángel Collado,  investigador de la Estación Biológica de Doñana-CSIC y del CREAF realizó el experimento que corrobora esta afirmación, realizó 7 veces el test, cambiando de posición las tiras, con cada uno de las 120 abejas recolectadas en campos y jardines de Andalucía, para que aprendieran a relacionar color con premio. De las 16 especies diferentes de abejas que hay en total, descubrió que la mayoría de las especies aprenden a asociar un color con una recompensa, pero, las que tienen cerebros más grandes lo hacen mejor que las de cerebros más pequeños. Confirmar que se cumple la teoría en invertebrados es un paso muy importante.  “Aunque su cerebro es más pequeño y más simple que el de los vertebrados, sabemos que existe una enorme variación de tamaño entre las especies y que esto puede influir mucho en su capacidad de adaptación a los cambios ambientales”, comenta Miguel Ángel Collado.

La universidad de la calle

Las abejas con cerebros más grandes muestran mejores habilidades cognitivas y, por tanto, se adaptan mejor a la urbanización y a condiciones cambiantes del entorno.

Existen más de 20.000 especies de abejas en todo el mundo, pero no todas responden de igual manera a las presiones medioambientales. Mientras que algunas especies están reduciendo sus poblaciones drásticamente, otras están prosperando en ecosistemas humanizados. ¿Tiene el tamaño del cerebro algo que ver en estas diferencias de adaptación? “Para sobrevivir en una ciudad hay que ser muy listo, hay que adaptarse a paisajes complejos y cambiantes para localizar flores y zonas de anidación. Por ello, si las abejas con cerebros más grandes son las que tienen más habilidades cognitivas, sabemos que serán las que mejor se adapten a la urbanización o a otras condiciones cambiantes”, explica Ignasi Bartomeus, investigador de la Estación Biológica de Doñana del CSIC.

Ignasi Bartomeus

«Para sobrevivir en una ciudad la abeja tiene que ser muy lista, adaptarse a paisajes complejos y cambiantes para localizar flores y zonas de anidación»

IGNASI BARTOMEUS, investigador de la Estación Biológica de Doñana-CSIC.

Invertir en tejido cerebral es costoso, por lo que sólo tiene sentido cuando reporta un beneficio. Estudios anteriores ya confirmaron que las especies que requieren una mayor demanda cognitiva, –por ejemplo, abejas especializadas que necesitan localizar recursos florales particulares– han evolucionado hasta adquirir cerebros más grandes. “Queda mucho por entender aún, tan sólo estamos empezando a comprender la enorme capacidad que tienen los pequeños cerebros de las abejas”, concluye Daniel Sol, investigador del CREAF.

Daniel Sol

«Queda mucho por entender aún, tan sólo estamos empezando a comprender la enorme capacidad que tienen los pequeños cerebros de las abejas»

DANIEL SOL, investigador del CREAF.

Artículo de referencia:

Collado MÁ, Montaner CM, Molina FP, Sol D, Bartomeus I. 2021 Brain size predicts learning abilities in bees. R. Soc. Open Sci. 8: 201940. https://doi.org/10.1098/rsos.201940 

Artículos relacionados

Noticias
Albert Naya i Díaz

Vivir en una isla es una decisión inteligente

Las especies de pájaros que viven en islas han evolucionado hacia cerebros más grandes que sus parientes del continente. Las condiciones insulares han favorecido la