Buscar

El bosque de pino negro de suelos calcáreos del Pirineo, objeto de estudio del proyecto Life Uncinata

El bosque de pino negro (Pinus uncinata) de suelos calcáreos del Pirineo es un hábitat de interés prioritario para la Unión Europea.
El bosque de pino negro (Pinus uncinata) de suelos calcáreos del Pirineo es un hábitat de interés prioritario para la Unión Europea.

El bosque de pino negro (Pinus uncinata) de suelos calcáreos del Pirineo es un hábitat de interés prioritario para la Unión Europea y, por eso, el nuevo proyecto de investigación Life Uncinata tiene como objetivo conservarlo, restaurarlo y hacerlo más resiliente. La particularidad de este hábitat reside en que sólo se encuentra en los Pirineos y en los Alpes y que es clave para preservar la biodiversidad de su entorno, de acuerdo con la Directiva Hábitats de la UE. El foco del proyecto de investigación consiste en mejorar la biodiversidad de los bosques de pino negro, hacerla compatible con la actividad humana y mitigar impactos como los incendios severos y la intensa herbívoria (consumo de plantas por parte de animales).

Los resultados del Life Uncinata servirán de base para establecer planes de conservación de este hábitat y actuaciones transferibles a otros bosques de pino negro de Europa. Uno de sus propósitos esenciales es contribuir a desarrollar y gestionar la red europea Natura 2000 y alcanzar los objetivos de la Estrategia Europea para la Biodiversidad 2030.

El CREAF forma parte del consorcio del Life Uncinata, coordinado por el CTFC y en el que también intervienen el Centre de la Propietat Forestal, la Fundació Catalunya La Pedrera, Integra Pirineus i Gestión Ambiental de Navarra SA. Los investigadores del CREAF Lluís Comas y Jordi Vayreda destacan que el proyecto de investigación es clave para «desarrollar el protocolo estandarizado que servirá para evaluar el estado de conservación de los bosques de pino negro de los Pirineos» y, además, destacan «el reto de localizar y caracterizar los bosques más maduros para garantizar su protección». El coordinador del proyecto, el investigador del CTFC Victor Sazatornil, afirma que aparte del interés de las especies que lo conforman, en el bosque de pino negro “confluyen múltiples intereses de tipo productivo y recreativo, y es fundamental para evitar la pérdida de suelos” .

Restaurar, conservar y ganar resiliencia

Para restaurar, conservar y hacer más resilientes los bosques de pino negro, se prevé crear planes de conservación de los hábitats de cada una de las Zonas Especiales de Conservación (ZEC) en las que se va a trabajar. Entre otras acciones, se contempla realizar mejoras en bosques que se dejarán a libre evolución, así como en bosques en los que conviven diferentes objetivos aparte de su conservación. En función del lugar y las problemáticas identificadas, se plantea reconducir el pasto de ganado doméstico y de herbívoros salvajes, impulsar acciones para regular el exceso de frecuentación humana y reducir la vulnerabilidad respecto a los incendios forestales.

El equipo investigador llevará a cabo acciones en diferentes espacios protegidos del Pirineo como el Parc Nacional d’Aigüestortes, los parques naturales del Alt Pirineu y del Cadí-Moixeró y las cabeceras de los ríos Ter y Freser. Asimismo, se actuará en la reserva nacional de caza de Boumort, en la reserva forestal de Larra-Aztaparreta de Navarra y en tres grandes fincas privadas ubicadas en la montaña de Alinyà, Pedró-Rasos y L’Estany.

Artículos relacionados

Rosa canina. Autoria: Joanna_Boisse.
Noticias
Anna Ramon

Los bosques europeos pierden orquídeas, pero ganan rosas

Un estudio internacional liderado por el CREAF determina que la biodiversidad del sotobosque europeo se ha mantenido estable en los últimos 40 años, aunque ha habido extinciones y nuevas aportaciones a escala local.

Foto: Unsplash.
Conocimiento
Jaume Terradas

Sobre resiliencia y biodiversidad

En torno a la temática ambiental, y en particular al cambio climático y sus efectos, existe una polarización acusada entre dos grupos: los que opinan

La ginesta, que la veiem florida en aquesta imatge del 22 d'octubre a Barcelona, només hauria de tenir flors entre els mesos d'abril i juliol. Font: Elisabeth Llopart (Voluntària de RitmeNatura)
Noticias
Gerard Gaya

Plantas de toda Cataluña florecen y fructifican también en otoño debido al calor de los últimos meses

La temperatura de septiembre y octubre, mucho más cálida de lo que es habitual en esta época del año, ha modificado los ciclos naturales de muchas especies, sustituyendo el inicio del otoño por una “segunda primavera”. Han vuelto a brotar viñedos del Penedès y el Garraf, se ha retrasado la caída de las hojas de algunos árboles de hoja caduca y han florecido por segunda vez multitud de plantas silvestres y árboles frutales desde las Tierras del Ebro hasta la Cataluña del Norte.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail