Los satélites están sobrevalorando la capacidad de la vegetación de absorber CO2 de la atmosfera

Los investigadores del CREAF, Benjamin Stocker y  Josep Peñuelas, publican en Natur Geoscience un artículo que relvela que los estudios sobre el impacto de las sequías que se basan en datos satelitales no tienen en cuenta los efectos que conlleva la humedad del suelo

sequera_dades

Los satélites y sus sensores son extremadamente útiles para estudiar el cambio climático. Con ellos podemos saber si la vegetación de cualquier punto del planeta está creciendo rápido o lento, y predecir así su capacidad de retirar CO2 de la atmosfera y frenar el calentamiento global.

A pesar de esto, esta tecnología espacial tiene limitaciones. Recientemente, un equipo de investigadores liderados por Benjamin Stocker, investigador del CREAF y Josep Peñuelas, investigador del CSIC también en el CREAF, han comprobado que los datos satelitales que miden la actividad de las plantas subestiman el impacto de las sequias sobre la vegetación porque no tienen en cuenta los efectos directos de la baja humedad del suelo. En su artículo, publicado en Nature Geoscience, alertan que esto se debe a que el agua que hay en el suelo es clave para valorar el efecto de las sequías y que este dato ahora no se tiene en cuenta.

Según la humedad del suelo, las sequías tendrán un mayor o un menor impacto en las plantas y su capacidad de capturar CO2 se verá más o menos alterada.

Según la humedad del suelo, las sequías tendrán un mayor o un menor impacto en las plantas y su capacidad de capturar CO2 se verá más o menos alterada. “Hemos usado una red mundial de medidas de producción primaria de la vegetación que nos ha permitido identificar que si no tenemos en cuenta el papel clave de la humedad del suelo estamos sobrestimando aproximadamente un 15% de la producción primaria de las plantas”, comenta Josep Peñuelas.

Los científicos advierten que en este caso no basta con tomar datos sólo desde el cielo, hay que incluir la humedad del suelo, datos subterráneos que son claves para para entender y saber medir bien los efectos de las sequías extremas en nuestra vegetación, un fenómeno que va a ir en aumento por el cambio climático.

Stocker, B. D., Zscheischler, J., Keenan, T. F., Prentice, I. C., Seneviratne, S. I., & Peñuelas, J. Drought impacts on terrestrial primary production underestimated by satellite monitoring. Nature Geoscience. DOI: 10.1038/s41561-019-0318-6

Artículos relacionados

Conocimiento
Angela Justamante

¿Qué es el IPBES?

Perdemos biodiversidad, es innegable, pero, ¿a qué ritmo? ¿Por qué? ¿Cómo nos afecta? Y, ¿qué podemos hacer? La Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) responde estas preguntas desde su creación en 2012.

Arnaud Mesureur en Unsplash.
Noticias
Anna Ramon

Las olas de calor apagan el latido de los árboles centroeuropeos

Cierra los ojos y piensa en el ser vivo más sólido que conoces. ¿Has pensado en un árbol? Sólido, inmóvil e impasible al paso del tiempo. Nada más lejos de la realidad y es que los troncos de los árboles laten, se contraen de día cuando se vacían de agua y se dilatan de noche al llenarse por las raíces.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail