La oruga del boj vuelve a la acción

El proyecto de ciencia ciudadana Alerta Forestal activa su campaña de seguimiento de la oruga del boj. ¿Has visto zonas afectadas por esta invasora? ¡Envíanos la foto!

"La situació més crítica serà de cara al juliol, perquè neixerà la primera generació de l"La situación más crítica será de cara a julio, porque nacerá la primera generación de la especie y se alimentará de bojedales que ahora ya están siendo afectados por las orugas que han superado el invierno".

Para estudiar la evolución y el impacto de esta plaga, Alerta Forestal lanza la campaña de seguimiento ciudadano de la oruga del boj 2022. Este proyecto de ciencia ciudadana coordinado por el CREAF recoge observaciones desde octubre de 2018 y las añade a su mapa de alertas, donde se puede consultar tanto la localización geográfica como el grado de afectación (bajo, moderado, alto y muy alto). «Activamos la alerta #erugaboix y es el momento de empezar a recibir fotos de los efectos de la oruga sobre los bosques. Ahora bien, la situación más crítica será de cara a julio, cuando empiece a nacer la primera generación de la especie y se alimente de bojedales que ahora ya están siendo afectados por las orugas que han pasado el invierno entre ellos», explica Pau Guzmán, miembro del equipo de Alerta Forestal.

Participar es muy fácil, el proyecto dispone de una aplicació mòbil y una web-app en la que cualquier persona puede registrarse para subir las fotos y valorar el estado del boj con la ayuda de infografías. Las imágenes deben ser de paisaje (horizontales) e incluir varios bojes afectados para que, una vez hayamos indicado el grado de afectación de la zona, los expertos del CREAF puedan validar el grado de afectación en la zona.

Oruga en expansión

Aunque en impacto es desigual en Catalunya, porque requiere unas condiciones para adaptarse que parece que no consigue en el Pirineo Central, el año pasado ya estava presente en 183 municipios y había conquistado 20 comarcas. El director del CREAF y experto en invasoras, Joan Pino, explica que explica que «la expansión de la Cydalima continuará por toda el área de distribución del boj, pero a medida que la especie se vaya extendiendo esperamos que empiece a ser consumida por depredadores y parásitos nativos. Esto debería hacer disminuir sus poblaciones y su impacto sobre los bojedales».

Mapa de la distribución del boj (puntos negros) y de la mariposa del boj (puntos grises). Los colores de fondo cálidos indican las zonas con más idoneidad climática para el insecto. Por lo tanto, los bojes de las áreas negras situadas en estas regiones más al este son las que pueden sufrir daños más severos. Fuente: Canelles et al., 2021.

Artículos relacionados

Efectos de la sequía y la falta de agua. Albolote, Granada. Fuente: Pilar Flores.
Noticias
Veronica Couto Antelo

La sequía y la escasez de agua, sujetas a debate público

La ciencia del agua no es solo ecología e hidrología, también incluye geografía, sociología y filosofía. Profundizamos sobre la conexión entre sequías, escasez de agua y sociedad con Pilar Paneque, responsable del Observatorio Ciudadano de la Sequía y Annalies Broekman y Anabel Sànchez, expertas en agua del CREAF.

Voluntariado del proyecto de ciencia ciudadana Observatorio metropolitano de mariposas mBMS en un curso de formación sobre mariposas. Foto: Pau Guzmán.
Noticias
Pau Guzmán

Este otoño la ciencia ciudadana del CREAF sale a escena. ¿Vienes al espectáculo?

El CREAF sale a escena este octubre y participará en las primeras Jornadas de Ciencia Ciudadana en Sabadell con distintas sesiones. Pero el espectáculo no termina aquí: de mediados de octubre a mediados de noviembre es el Mes de la Ciencia Ciudadana y está lleno de actividades. ¡No te pierdas nada!

Encinar afectado por sequía en una vertiente entera en el Berguedà este verano de 2022. Autor: Pau Guzmán.
Conocimiento
Pau Guzmán

¿Por qué tenemos los bosques marrones si no estamos en otoño? Estrategias de los árboles para afrontar la sequía

Cataluña ha vivido el verano más cálido desde que se dispone de registros y durante junio y julio ha sufrido una excepcional sequía en algunas zonas del territorio. Seguidamente, muchos bosques de Osona, el Berguedà, la Garrotxa y el Ripollès han aparecido con las hojas de color marrón. ¿Están muertos por sequía estos árboles? ¿Se pueden recuperar? ¿O cómo podemos diferenciar si un árbol está marrón por sequía, por un ataque de insecto u hongo, o por la llegada del otoño?

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail