Prueban que la tecnología Cos4Cloud mejora la cantidad y la calidad de los datos de la ciencia ciudadana

Cos4Bio, uno de los servicios que ha desarrollado Bineo-Consulting en el marco de Cos4Cloud.
Cos4Bio, uno de los servicios que ha desarrollado Bineo-Consulting en el marco de Cos4Cloud.

De acuerdo a una nueva investigación publicada en la revista Sustainability, la tecnología que desarrolla el proyecto Horizon2020 Cos4Cloud aumenta la calidad y la cantidad de los datos que almacenan las redes de observatorios ciudadanos, es decir, las plataformas o apps móviles de ciencia ciudadana que recogen observaciones sobre biodiversidad y medio ambiente. 

“Cos4Cloud ha creado una red de nueve observatorios ciudadanos que integrarán la tecnología desarrollada por el proyecto, lo cual es clave para abordar los retos comunes de la ciencia ciudadana», afirma Sasha Woods, primera autora de la publicación, investigadora de impacto e innovación en EarthWatch y responsable de la estrategia de difusión y sostenibilidad de Cos4Cloud.

“Cos4Cloud ha creado una red de nueve observatorios ciudadanos que integrarán la tecnología desarrollada por el proyecto, lo cual es clave para abordar los retos comunes de la ciencia ciudadana", afirma Sasha Woods, primera autora de la publicación, investigadora de impacto e innovación en EarthWatch y responsable de la estrategia de difusión y sostenibilidad de Cos4Cloud.

En concreto, Cos4Cloud ofrece 12 servicios que aportan soluciones a algunos de los desafíos tecnológicos más relevantes de los observatorios ciudadanos, como son la inteligencia artificial para reconocer especies, un repositorio de herramientas para analizar fácilmente las observaciones de la ciudadanía, un sistema que permita a los participantes saber si sus observaciones se han utilizado en algún trabajo científico, o la creación de apps integradoras que incluyan datos de varios proyectos, entre otros. Asimismo, Cos4Cloud está trabajando para facilitar el intercambio de datos entre los observatorios y servicios. El objetivo es tener conjuntos de datos más estandarizados y útiles para contribuir al seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

«Todos los servicios que estamos desarrollando en Cos4Cloud estarán disponibles de forma abierta en la Nube Europea de Ciencia Abierta (EOSC, en sus siglas en inglés) para que cualquier observatorio ciudadano pueda instalar fácilmente los que necesite», afirma Jaume Piera, coordinador de Cos4Cloud, investigador del ICM-CSIC, del CREAF y uno de los coautores del estudio.

CREAF, parte del equipo de Cos4Cloud, precisamente lidera las actividades de interoperabilidad para conectar los doce servicios y recursos de Cos4Cloud con el ecosistema EOSC, así como permitir la integración de servicios en los observatorios ciudadanos. «La interoperabilidad es probablemente la única manera que una infraestructura de investigación interdisciplinaria de ámbito europeo como es el EOSC pueda funcionar», destaca Joan Masó, investigador al CREAF, parte del grupo GRUMETS de la UAB y coordinador de la interoperabilidad a Cos4Cloud.

Mejorar la calidad de los datos

El estudio publicado ahora explica el caso de dos de los servicios de Cos4Cloud: Pl@ntNet-API y Cos4Bio, ambos recientemente incorporados al EOSC.  Por un lado, Pl@ntnet-API permite integrar en otros observatorios ciudadanos la funcionalidad de la app Pl@ntNet para reconocer especies de plantas. Una vez incorporado a la nueva plataforma, ayudará a sus usuarios a identificar correctamente las especies vegetales, mejorando así el control de calidad de sus identificaciones. Hasta ahora, más de 5000 usuarios se han creado una cuenta para utilizar Pl@ntNet-API.

Foto: Pl@ntNet, espècie Calanthe sylvatica. Autoria: Chloe Glad.

En la actualidad, los datos de Pl@ntNet contribuyen a supervisar la evolución de varios indicadores de los ODS, por ejemplo, el ODS número 15 «Vida en la tierra», que apoya la identificación de nuevas especies y enfoques para la conservación y restauración de la biodiversidad. Cuantas más personas integren Pl@ntNet-API en sus apps o plataformas, más cantidad de datos disponibles habrá para contribuir al seguimiento de los ODS.

Cos4Bio, en cambio, es un portal en línea en el que los expertos y expertas en biodiversidad pueden validar y descargar una enorme cantidad de imágenes de especies procedentes de múltiples observatorios ciudadanos, independientemente del observatorio ciudadano o del país del que procedan. «Esto rompe las barreras geográficas que actualmente impiden que los datos de la ciencia ciudadana se empleen en las políticas medioambientales», destaca Woods.

Cos4Cloud también ha puesto en marcha una metodología de codiseño para desarrollar los servicios. El fin de esta metodología es crear servicios que realmente respondan a los retos a los que se enfrenta la comunidad científica ciudadana, integrada por coordinadores de proyecto, desarrolladores de apps, naturalistas, etc. Para ello, Science for Change ha diseñado una serie de actividades creativas y dinámicas que recogen las opiniones de esta comunidad sobre los servicios.

La ciencia ciudadana como experiencia de aprendizaje

El proyecto también trabaja en la integración de la ciencia ciudadana en los planes de estudio de las escuelas griegas y en la creación de redes de profesores que los promuevan. En concreto, el proyecto ha diseñado un curso de formación dirigido a profesores de colegios e institutos y agentes educativos para incorporar la ciencia ciudadana en su práctica docente.

Cos4Cloud ha diseñado un curso de formación dirigido a profesores de colegios e institutos y agentes educativos para incorporar la ciencia ciudadana en su práctica docente.

Además, recientemente se han llevado a cabo estudios en varias escuelas griegas que certifican que “la ciencia ciudadana y la tecnología de Cos4Cloud enriquece considerablemente las prácticas escolares actuales, sobre todo en el ámbito medioambiental», en palabras de Maria Daskolia, profesora asociada titular de NKUA y directora del Laboratorio de Educación Ambiental de la misma institución, que lidera la integración de la ciencia ciudadana en las escuelas escuelas griegas desde el proyecto Cos4Cloud.

Artículos relacionados

El alumnado de los FenoCentros ha aportado casi 1.400 observaciones de plantas y animales al observatorio ciudadano RitmeNatura. Autor: Pau Guzmán
Noticias
Gerard Gaya

Nace la red de FenoCentros del observatorio ciudadano RitmeNatura con 18 escuelas e institutos

Más de 500 alumnos de la província de Barcelona han observado 1.350 cambios en el calendario natural de 289 especies diferentes de plantas y animales gracias al observatorio ciudadano RitmeNatura. Estos datos ciudadanos se combinarán con datos de satélites y permitirán crear FenoTwin, un mapa donde se verá en tiempo real cómo cambia la naturaleza a lo largo del año. Se presentará, junto a la primera generación de la red de FenoCentros, el 15 de junio.

Noticias
Veronica Couto Antelo

La oruga del boj vuelve a la acción

El proyecto de ciencia ciudadana Alerta Forestal activa su campaña de seguimiento de la oruga del boj. ¿Has visto zonas afectadas por esta invasora? ¡Envíanos

Vegetación dunar en la playa de Castelldefels en pleno estallido primaveral. Autor: Robert Ramos (AMB)Ramos (AMB)
Noticias
Pau Guzmán

Las playas metropolitanas actúan como una reserva inesperada de mariposas

El último informe del Observatorio Metropolitano de Mariposas mBMS, que coordinan el AMB, el CREAF y el IERMB mediante el Laboratorio Metropolitano de Ecología y Territorio de Barcelona (LET), obtiene una primera fotografía de la situación de las mariposas en las playas metropolitanas y pone de manifiesto que la vegetación dunar de estos espacios costeros puede actuar de reservorio de determinadas especies de mariposas.