Un estudio vincula la resiliencia vegetal a la sequía con rasgos demográficos y funcionales

La combinación de condiciones meteorológicas extremas y sus consecuencias sobre el matorral son el inicio del estudio liderado por Maria Paniw. Imagen: Francisco Lloret.
La combinación de condiciones meteorológicas extremas y sus consecuencias sobre el matorral son el inicio del estudio liderado por Maria Paniw. Imagen: Francisco Lloret.

Un episodio severo de sequía en el Parque Nacional de Doñana, coincidiendo con un riguroso invierno marcan el inicio de un estudio de investigación liderado por la ecóloga Maria Paniw, del que son coautores del investigador del CREAF Francisco Lloret y el también investigador Enrique de la Riva.

La combinación de condiciones meteorológicas tan extremas llevó a la muerte del monte blanco, el principal tipo de matorral del Parque Nacionalde Doñana y motivó la curiosidad de la ecóloga para descifrar por qué algunas especies vegetales se recuperaron más rápidamente. El resultado es el estudio científico Demographic traits improve predictions of spatiotemporal changes in community resilience to drought, publicado en la revista Journal of Ecology, que demuestra que las características demográficas y funcionales de las especies de los matorrales de Doñana explican la resiliencia y la diferente respuesta a los episodios climáticos drásticos de esta formación vegetal.

Resiliencia en vegetales

La resiliencia de las especies vegetales aporta información sobre la amenaza de fenómenos meteorológicos extremos, ya que informa del grado en que las comunidades afectadas pueden llegar a los estados anteriores. Sin embargo, a menudo falta entender la mecánica de los procesos subyacentes a la resiliencia y hay que vincular diversas medidas de resiliencia en las respuestas demográficas dentro de las comunidades naturales.

En la explotación de datos de esta investigación se ha trabajado con información recopilada a lo largo de 13 años, sobre una comunidad de arbustos y matorrales típicamente mediterráneos. Se evaluó si rasgos demográficos como la longevidad y la eficiencia reproductiva permiten predecir los cambios en la resiliencia de los vegetales. Asimismo, se comparó la relevancia de estas características demográficas con otros rasgos funcionales comúnmente utilizados, como por ejemplo el área foliar o el contenido de materia seca de las raíces.

Algunas de las conclusiones a las que se llegó apuntan que, en general, los rasgos demográficos son mejores para predecir la resiliencia en términos de la cobertura vegetal de la comunidad, mientras que los de tipo funcional tienden a explicar mejor la resiliencia de la composición de especies. Sin embargo, las medidas de resiliencia muestran respuestas no lineales y dependen en gran medida de la severidad de la sequía inicial.

Artículo de referencia:

Demographic traits improve predictions of spatiotemporal changes in community resilience to drought. Maria Paniw, Enrique G. de la Riva, Francisco Lloret.

https://doi.org/10.1111/1365-2745.13597

Artículos relacionados

Panal de abejas con miel. Imagen: Pixabay
Noticias
Veronica Couto Antelo

La sequía perjudica la producción de miel

La expresión catalana “això és mel” (esto es miel) indica que algo es muy buena. Desgraciadamente su producción y calidad cae en picado. Una de las causas sería la sequía, pero ¿por qué?

Encinar afectado por sequía en una vertiente entera en el Berguedà este verano de 2022. Autor: Pau Guzmán.
Conocimiento
Pau Guzmán

¿Por qué tenemos los bosques marrones si no estamos en otoño? Estrategias de los árboles para afrontar la sequía

Cataluña ha vivido el verano más cálido desde que se dispone de registros y durante junio y julio ha sufrido una excepcional sequía en algunas zonas del territorio. Seguidamente, muchos bosques de Osona, el Berguedà, la Garrotxa y el Ripollès han aparecido con las hojas de color marrón. ¿Están muertos por sequía estos árboles? ¿Se pueden recuperar? ¿O cómo podemos diferenciar si un árbol está marrón por sequía, por un ataque de insecto u hongo, o por la llegada del otoño?

De izquierda a derecha, Anna Ticó, Emma Watson, Alba Bellostas y Sandra Moreno, las 4 estudiantes de grado que han aceptado el reto de integrarse en un grupo de investigación del CREAF durante 2 meses. Imagen: CREAF.
Noticias
Adriana Clivillé

Cuando una beca se convierte en el reto de integrarse en un grupo de investigación

Son 4 estudiantes del grado en Biología o en Ciencias Ambientales en la universidad y provienen de ciudades y realidades muy diferentes. Las une la curiosidad y la determinación por aceptar el reto de integrarse en un grupo de investigación del CREAF durante 2 meses, gracias al programa de becas Summer Fellowships.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail