El seminario de PROGRESS sobre medición de los servicios ecosistémicos pone en común casos de éxito en toda Europa

Las mejores prácticas para medir los costos y beneficios de los servicios ecosistémicos derivados del uso de la tierra centraron el primer seminario temático del proyecto europeo PROGRESS, celebrado en línea debido al contexto mundial por coronavirus.

Servicios ecosistémicos

Los socios compartieron casos de éxito con el objetivo de poner en común herramientas y resultados reales, orientados a evitar la pérdida de hábitats naturales y trasladarlos a las personas a cargo de decisiones políticas. La prestación de servicios ecosistémicos depende del mantenimiento de la biodiversidad y del funcionamiento del propio ecosistema, que va desde la polinización y la regulación del clima gracias a la masa forestal, hasta el ciclo de los nutrientes. Son esenciales para la salud, la economía y la calidad de vida de una sociedad y, por ello, centraron el debate entre representantes de diversos países.

El coordinador de PROGRESS, Besnik Mehmeti, de la Associazione Nazionale Comuni Italiani Toscana, insistió en que “ahora más que nunca necesitamos mejorar nuestro conocimiento de los servicios de los ecosistemas». E hizo referencia a la explotación insostenible que los humanos ejercemos sobre los hábitats naturales, causa de la aparición y propagación de enfermedades, hecho al que ya se han referido el PNUMA y muchos científicos.

Enrique Doblas, investigador del CREAF y representante de Catalunya en el proyecto, recalcó durante la selección de propuestas local que “PROGRESS ofrece una oportunidad única para exportar nuestras experiencias más exitosas al resto de Europa, además de para compartir y potenciar conocimiento”. A la reunión previa asistieron miembros de la Diputación y el Ayuntamiento de Barcelona, investigadores del CREAF, el ICTA-UAB y el IRTA y representantes de la Xarxa de Custòdia del Territori.

Enrique Doblas
Enrique Doblas, CREAF

Buenas prácticas en Europa

Uno de los ejemplos seleccionados a escala local y compartidos en la reunión de alcance europeo fue el sistema de análisis territorial SITxell, una herramienta de acceso abierto y pluridisciplinar, que apoya procesos de planificación y toma de decisiones sobre la ordenación del territorio y que está desarrollada por la Diputación de Barcelona. La presentó Carles Castell –responsable de la Oficina de Planificación y Análisis Territorial de la Diputación de Barcelona–, quien explicó cómo este recurso se ha aplicado a varias etapas del desarrollo del Plan Metropolitano de Barcelona y ayudó a concluir que “el 70,4% del área de la región es de especial protección por su interés natural y agrícola».

Entre otros, también se pusieron en común los resultados del proyecto italiano SOS4LIFE, presentado por Fabrizio Ungaro –del Consiglio Nazionale delle Ricerche– y centrado en los servicios de los ecosistemas del suelo, muy necesarios y a menudo descuidados; el exitoso Marco del Plan de Polinizadores de Irlanda, que reunió a un número impresionante de interesados comprometidos; el proyecto LIFE EcosystemServices, que considera una evaluación económica de los servicios además de posibles escenarios para comparar las consecuencias de diferentes decisiones, así como la colaboración ejemplar mostrada por la evaluación conjunta transfronteriza rumano-búlgara de los peligros naturales y tecnológicos en la llanura de inundación del Danubio.

Información relacionada:

Se pone en marcha el proyecto PROGRESS, que estudia el aumento de bienes importados y un riesgo mayor de enfermedades y catástrofes naturales.

 

Artículos relacionados

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash
Conocimiento
Carles Castell Puig

2020, el año de… de qué?

Este 2020, que acabamos de dejar será largamente recordado, sin duda, y de manera no muy positiva. Más allá de las personas que han perdido