La sequía de 2021 rompe dos años de bonanza en los bosques catalanes

Afectació per sequera al Bages
Afectació per sequera al Bages

El 2021 ha sido un año excepcionalmente seco en todo el territorio catalán, exceptuando la mitad sur. Comenzó con un invierno con registros de lluvia inferiores a los que es habitual para la época y sufrió un verano donde el agua solo hizo acto de presencia en el sur de Cataluña y, mayoritariamente, de forma torrencial. Según el informe anual del DeBosCat,la red de monitoreo del Decaimiento de los Bosques de Cataluña, en el 2021 se ha truncado la lenta dinámica de recuperación que los bosques catalanes habían iniciado hace dos años, después de un 2016 con mucha afectación. Esta red de seguimiento impulsada por la Dirección General de Ecosistemas Forestales y Gestión del Medio del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural y coordinada estrechamente entre el Cuerpo de Agentes Rurales y el CREAF, celebra su décima campaña y hoy publica su informe anual. Según los datos del informe, en 2021 solo se han registrado 1.440 hectáreas forestales recuperadas, en comparación con las 10.300 que habían cicatrizado en 2020 en un año que fue extraordinariamente lluvioso. La superficie recuperada aún resulta más anecdótica si la comparamos con las más de 15.000 hectáreas que han empeorado su situación. En este sentido, el informe del DeBosCat constata que en 2021 se ha duplicado la superficie de bosque afectada por sequía respecto la campaña del año anterior.

“Son resultados poco optimistas. Por un lado, se han registrado 68 nuevos episodios de sequía que han afectado casi 4.000 hectáreas. Y por otro lado, hay 11.900 que ya registraban decaimiento de años anteriores y han empeorado su afectación” explica Mireia Banqué, técnica del CREAF y coordinadora de DeBosCat. 

“Cuando un bosque queda debilitado por la sequía, la lluvia de los años siguientes determina si los árboles se recuperan o acaban muriendo. Es por eso que revisitamos cada año las zonas de bosque afectadas previamente y este año hemos visto un cambio de tendencia” comenta Banqué. “Veníamos de dos o tres años buenos, donde se veía una recuperación clara, pero la sequía de este 2021 ha roto la dinámica positiva. Tenemos que continuar ampliado esta serie temporal de datos de decaimiento forestal para ver si en los próximos años se repiten estos episodios de sequía. Este tipo de seguimientos son una herramienta muy útil para entender cuáles son las consecuencias ecológicas del cambio climático en los bosques” concluye Mireia. 

Número de episodios y hectáreas nuevas, antiguas y cicatrizadas de la campaña 2021 del DeBosCat. Fuente: Informe DeBosCat 2021.

La mitad norte de Cataluña, la más afectada 

Afectació de planifolis per sequera a l’Alt Empordà
Afectación de planifolios por sequía en el Alt Empordà. Fuente: DeBosCat.

A nivel territorial, las comarcas con más superficie afectada son la Noguera y el Pallars Jussà con más de 3.000 hectáreas afectadas en cada una, aunque no se han registrado nuevas afectaciones durante este 2021. Les siguen Osona, el Berguedà y el Alt Empordà, que sí que tienen más superficie afectada que en años anteriores. Algunas comarcas que hacía tiempo que no tenían episodios de decaimiento forestal, como el Vallès Oriental, u otras que ya habían conseguido recuperar los bosques afectados anteriormente, como es el caso de la Selva o el Baix Empordà, han registrado centenares de nuevas hectáreas de decaimiento. Así pues, se observa como la mayoría de nuevos episodios de sequía se encuentran en las regiones noreste del país. Destacan las más de 1.500 hectáreas de nueva afectación entre las dos comarcas ampurdanesas, las cuales representan un 40% de la superficie de nueva afectación en toda Cataluña. En el sentido contrario tenemos comarcas como el Priorat, la Ribera d’Ebre, la Terra Alta o la Conca de Barberà que no han registrado ningún episodio nuevo de decaimiento forestal. En cuanto a la superficie de bosque afectado destaca el Montsià (9,3% de superficie forestal afectada), seguida del Pallars Jussà y el Gironès. Después de este año de sequía, el porcentaje de bosque afectado por decaimiento en Cataluña pasa del 0,77 al 1,46

Superficie registrada y número de episodios totales por comarcas durante la campaña 2021 del DeBosCat. Se muestran solo las comarcas que han registrado una afectación total igual o mayor a las 50 hectáreas ordenadas de mayor a menor superficie total afectada. Fuente: Informe DeBosCat 2021.

Una herramienta de seguimiento forestal dirigida a gestores e investigadores 

Episodi per sequera a la Noguera
Episodio de sequía en la Noguera. Fuente: DeBosCat.

DeBosCat está de celebración porque este es su décimo año. Se trata de un hito muy importante si se tiene en cuenta que este tipo de proyectos necesitan series de datos largas para poder extraer mejores conclusiones. De hecho, el objetivo del DeBosCat no es otro que disponer de una serie temporal lo más larga posible y georeferenciada en un entorno SIG accesible para gestores e investigadores.

Evolución de la superficie y el número de episodios de nueva afectación entre los años 2012 y 2021. Debido a los cambios de protocolo, la superficie del 2012 es aproximada y no ha sido posible determinarle el número de episodios nuevos. Fuente: Informe DeBosCat 2021.

El CREAF pretende que con esta recopilación de datos se pueda valorar el estado de los bosques y sus cambios a lo largo del tiempo. Además, también se pueden identificar qué especies y masas forestales son más vulnerables ante las perturbaciones y estudiar cómo se relacionan los episodios de decaimiento detectados con variables climáticas, estructurales, orográficas, etc. Como novedad de este año, toda la información se puede consultar y descargar a través del Laboratorio Forestal Catalán. El trabajo de campo lo realiza el Cuerpo de Agentes Rurales con la supervisión y la colaboración de técnicos del CREAF. 

Artículos relacionados

Dominio público.
Noticias
Alba Gimbert

Cómo prevenir incendios forestales en urbanizaciones

El CREAF en colaboración con la Oficina Tècnica de Prevenció Municipal d’Incendis Forestals i Desenvolupament Agrari (OTPMIFDA) de la Diputación de Barcelona ha creado un manual que recoge buenas prácticas a la hora de plantear, realizar y mantener una franja perimetral de protección contra los incendios forestales al rededor de núcleos urbanos. Entre otras, el manual recomienda las especies de plantas que deben dejarse en estas franjas de protección y las que deben evitarse (porque son demasiado inflamables), los árboles que habría que mantener o cortar en función de las sus características y, por último, cómo podría prevenirse la erosión. También hace otra recomendación importante, repetir los desbroces de forma bianual para mantener la franja limpia de nueva vegetación.

Fotografía: Sergio de Miguel
Noticias
CREAF

El cambio climático amenaza las setas del Pirineo

El canvi climàtic afecta de manera contundent la producció de bolets dels boscos ubicats a major altitud del Pirineu, segons apunta una recerca liderada pel CTFC i la Universitat de Lleida (UdL) i on ha intervingut el nostre investigador Miquel de Cáceres.