Un trabajo confirma la relación entre alta prevalencia de cáncer y alto consumo de carne y alcohol per cápita

El estudio, liderado por científicos del CSIC y del CREAF, ha analizado la correlación entre dieta y cáncer en, al menos, medio centenar de países, desde 1960 hasta el 2017 y han cruzado bases de datos mundiales de instituciones como la FAO, la OMS y la ONU.

El trabajo dirigido por Josep Peñuelas Jordi Sardans, científicos del CSIC y del CREAF, se ha publicado recientemente en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health y confirma a gran escala algo que ya se ha observado en algunos estudios científicos locales: que el consumo de carne y al alcohol se relaciona con una mayor incidencia de cáncer, y que una mayor ingesta de verduras y pescado, podría ser un factor protector. Se trata de un detallado análisis estadístico que cruza datos de bases de datos mundiales de instituciones como la FAO, la OMS, la ONU, el Banco Mundial, la OCDE, los Departamentos de Agricultura y Salud de los EEUU, o el Eurobarometro, y que incluyen datos de países de Europa, Asia, América, Australia, y África. Para algunos modelos se ha podido contar con datos de hasta 108 países.

Los científicos han analizado datos de prevalencia de cáncer entre 1998 y 2010, y de mortalidad por cáncer entre 1960 y 2010, en relación con el consumo per cápita de calorías, de carne, de pescado, de verduras, de alcohol, de fósforo y de nitrógeno (estos dos últimos a partir de las concentraciones que recoge la FAO por grupos de alimentos).

«Algunos estudios han mostrado que la fertilización de los cultivos desde 1961 a nivel global se ha multiplicado por diez, por lo que en consecuencia, podemos esperar un potencial impacto en la salud global.«

JOSEP PEÑUELAS, profesor de investigación del CSIC en el CREAF.

La inclusión del nitrógeno (N) entre las variables se explica porque estudios recientes relacionan su incremento con un mayor riesgo de sufrir algunas enfermedades. Se sabe que los vegetales excesivamente fertilizados con nitratos pueden acumular compuestos nitrogenados tóxicos.

Por su parte, el fósforo (P) es un elemento que se analiza por su papel en el equilibrio del metabolismo en relación con el nitrógeno. También se han tenido en cuenta otras variables relacionadas con el estilo de vida que podrían distorsionar los resultados, tales como la esperanza de vida, los ingresos, la edad o el índice de desarrollo de cada país.

Los resultados confirman que una alta prevalencia de neoplasmas malignos entre 1998 y 2010 está relacionada con una alta ingestión de carne, especialmente en el caso de tumores de colon, pulmón, mama y próstata. Igualmente, una alta mortalidad por todos los tipos de cáncer entre 1960 y 2010 se asocia a un alto consumo per cápita de carne. La única excepción a estas tendencias se encuentran los científicos en el caso del cáncer de cuello uterino, lo que sugiere, explican, “que las causas ambientales de este tipo de cáncer pueden ser diferentes”.

Al contrario, una mayor ingesta de vegetales y de pescado se relaciona con una menor prevalencia de cáncer y también con una menor mortalidad.

También en el caso del alcohol, un alto consumo per cápita se relaciona con una alta incidencia y mortalidad por tumores malignos, cáncer de colon, de pulmón y, en menor grado, de cuello uterino.

En el caso de los países pobres, la correlación entre alto consumo de carne y de alcohol no está relacionado tan directamente con una alta prevalencia de cáncer y mortalidad. En este caso, según un modelo para el que han contado con datos de 108 países, la mayor esperanza de vida se relaciona, al contrario que en los países ricos, y como era de esperar, con una mayor ingesta de alimento, independientemente de si este es de origen animal, vegetal o acuático.

En el trabajo también ha participado el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicado (IIASA, en sus siglas en inglés); la Universidad de Salzburgo (Austria); el Instituto Austriaco de Investigación Económica (WIFO), la Universidad de Amberes (Bélgica), y el Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medio Ambiente (IPSL), de Francia.

Artículo de referencia: 

Josep Penuelas et al. Country-Level relationships of the human intake of N and P, animal and vegetable food, and alcoholic beverages with cancer and life expectancy. International Journal of Environmental Research and Public Health. DOI: 10.3390/ijerph17197240 

Artículos relacionados

Fotografia d'Unsplash.
Conocimiento
Carles Castell Puig

Deberíamos hacernos mayores…

En una entrada anterior en aquest mateix blog, parlàvem de les dificultats de comunicar adequadament les problemàtiques ambientals. No resulta senzill explicar amb claredat el complex canemàs de causes i efectes relacionats amb els nostres impactes negatius sobre el medi natural, i de retruc sobre la nostra salut i benestar, sense caure en el catastrofisme o la frivolització.

La ministra de MITECO, Teresa Ribera, con el Director del CREAF, Joan Pino, y diversos investigadores e investigadoras del centre.
Noticias
Angela Justamante

La ministra Teresa Ribera visita el CREAF

La vicepresidenta tercera del gobierno español y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO), Teresa Ribera, visita el CREAF con el objetivo de conocer el centro y su actividad científica.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail