Buscar

El cambio global pone en riesgo los sistemas naturales, la salud y la seguridad de las personas en el Mediterráneo

Al Mediterrani, el nivell del mar ha augmentat a 6 centímetres en les últimes dues dècades i les seves aigües s'han anat acidificant.
Al Mediterrani, el nivell del mar ha augmentat a 6 centímetres en les últimes dues dècades i les seves aigües s'han anat acidificant.

Un estudio publicado en Nature Climate Change, con la participación del CREAF, resume los cinco principales riesgos asociados a estos cambios ambientales: escasez de agua, la pérdida de biodiversidad, la seguridad alimentaria y problemas de seguridad y salud pública.

En el Mediterráneo, el nivel del mar ha aumentado a 6 centímetros en las últimas dos décadas y sus aguas se han ido acidificante.
En el Mediterráneo, el nivel del mar ha aumentado 6 centímetros en las últimas dos décadas y sus aguas se han ido acidificante.

Durante los últimos años la temperatura media ha aumentado en 1,4 °C desde la era preindustrial -casi medio grado más que el aumento medio de temperatura a nivel global- el nivel del mar ha aumentado 6 centímetros en las últimas dos décadas y sus aguas se han ido acidificando. Hoy, un equipo de científicos en el que han participado los investigadores del CSIC Joaquim Garrabou, del Institut de Ciències del Mar (ICM), y Josep Peñuelas, del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) ha publicado en Nature Climate Change un estudio que sintetiza los cinco mayores riesgos asociados al cambio global que afronta la región mediterránea: el agua, la pérdida de biodiversidad, la seguridad alimentaria y la salud humana, todos ellos riesgos interconectados.

El estudio, liderado por Wolfgang Cramer, del Instituto Mediterráneo de Biodiversidad y Ecología Marina y Continental (IMBE, Francia), ha contado con la participación de expertos de 18 instituciones de investigación de Francia, Alemania, España, Japón, Italia, Israel, Chipre, Reino Unido, Marruecos y Hong Kong.

EFECTOS SOBRE LA DISPONIBILIDAD DE AGUA

En el caso de la disponibilidad de agua, incluso si el calentamiento global se limitara a un aumento de 2°C, como se pactó en el Acuerdo de París, las lluvias de verano en esta zona correrían el riesgo de reducirse entre un 10% y un 30% en algunas regiones, lo que aumentaría la escasez de agua y causaría pérdidas en la productividad agrícola, particularmente en los países del sur. Por otro lado, se espera que la demanda de agua se incrementará entre un 4% y un 22% si se quieren satisfacer las necesidades de agua de la agricultura y compensar el crecimiento de la población humana. El aumento de la demanda estará en conflicto con otros usos, como la necesidad de agua potable o el uso para el turismo o la industria.

PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD

El cambio climático en combinación con otros factores ligados a las actividades humnas estan alterando la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas tanto terrestres como marinos.  La reducción de las precipitaciones juntamente con las altas temperaturas se traducirá en un aumento de los períodos de sequía y de los episodios de fuegos forestales. Por su parte, el calentamiento del mar irá asociado con un incremento de las mortalidades masivas, ‘blooms’ de especies nocivas y colonización de especies invasoras. Aunque las interacciones entre las diferentes perturbaciones son complejas, el resultado neto de los cambios será muy probablemente una disminución significativa de la capacidad de muchos ecosistemas de proveer los servicios ecosistémicos en los niveles actuales.

SEGURIDAD Y LA SALUD PÚBLICA

Según el estudio, la pérdida global de hielo en la Antártida, Groenlandia y muchas zonas montañosas provocará un aumento del nivel del mar más acelerado que en las estimaciones más recientes. Este aumento afectará directamente al Mediterráneo, donde una gran parte de la población vive muy cerca de la costa. Por otro lado, la intrusión de agua salada afectaría a los suelos agrícolas en muchas áreas, como el Delta del Nilo. La salud pública también se verá afectada por los futuros cambios, especialmente los causados por olas de calor y los efectos de la contaminación, que aumentarían el riesgo de enfermedades cardiovasculares o respiratorias. Además, aumentaría el riesgo de enfermedades como el dengue o el Chikungunya, al darse las condiciones para que los organismos transmisores de estas enfermedades extiendan su distribución.

EL SUR DEL MEDITERRÁNEO, EL MÁS VULNERABLE

Los países políticamente inestables del sur del Mediterráneo serán especialmente vulnerables. En estas zonas hay menos observaciones y modelos de impacto, y menos recursos financieros. Este sesgo reduce aún más su capacidad de adaptación. De hecho, el cambio climático podría ser el desencadenante de problemas como las hambrunas, la migración y otros nuevos conflictos. En este sentido, la menor cantidad de agua disponible, la tendencia a que la producción de alimentos de origen animal aumente y los riesgos que amenazan al sector pesquero (cambio climático, acidificación y sobrepesca) harán que, sobre todo en los países del sur, aumente la dependencia del comercio y se ponga en jaque su seguridad alimentaria.

UN GRUPO DE EXPERTOS DEL MEDITERRÁNEO PARA INFLUIR EN LA TOMA DE DECISIONES

Los últimos informes de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) proporcionan un conocimiento útil, pero no muestran una visión integrada de la Cuenca del Mediterráneo. Por lo tanto, como fruto de este trabajo se ha establecido la red MedECC (Expertos del Mediterráneos sobre el Clima y el Cambio ambiental), que actualmente cuenta con 400 expertos y con el apoyo de agencias gubernamentales, entre otros socios. El objetivo de MedECC es hacer un análisis completo de los riesgos climáticos a los que se enfrentan las regiones del Mediterráneo y exponerlos frente la administración e influir en el debate y aprobación de medidas efectivas contra el cambio climático y la degradación ambiental.

Artículo de referencia:
Cramer W, Guiot J, Fader M, Garrabou J, Gattuso J-P, Iglesias A, Lange MA, Lionello P, Llasat MC, Paz S, Peñuelas J, Snoussi M, Toreti A, Tsimplis MN, Xoplaki E.  Climate change and interconnected risks to sustainable development in the Mediterranean. Nature Climate Change

Artículos relacionados

Paisaje del Valle de Òdena después del incendio de 2015. Imagen: Galdric Mossoll
Noticias
Anna Ramon

¿Qué es la desertificación y cómo prevenirla?

¿Sabías que en Cataluña dos tercios del territorio son vulnerables a la desertificación? Concretamente las comarcas de la cuenca del Ebro y centrales de Tarragona y Lérida.

El técnico de comunicación Galdric Mossoll será una de las caras del CREAF en el TikTok.
Noticias
CREAF

El CREAF estrena canal de TikTok

Hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, el CREAF inicia una nueva etapa en su objetivo de difundir la investigación catalana entre todos los públicos y se abre canal de TikTok, la red por excelencia de los más jóvenes. El contenido que se encontrará será divulgativo, naturalista, fresco y en catalán. ¡Hacendnos follow en @CREAF_ecología!

Font del Sot, Dosrius. Autoría: Galdric Mosoll, CREAF.
Noticias
Angela Justamante

Las fuentes del Mediterráneo se secan y muchas dejan de manar agua en Cataluña

Un estudio publicado en Global Change Biology, que ha liderado el CREAF, alerta que las fuentes del Mediterráneo están en riesgo de desaparecer a causa del aumento de temperatura y el abandono. Esto, sumado a la contaminación del agua, supone una amenaza para la biodiversidad que albergan, que incluye especies únicas.

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail