El cultivo conjunto de cuatro forrajeras favorece la supresión de malas hierbas

Los monocultivos tienen muchos más problemas para frenar el crecimiento de malas hierbas, lo que perjudica a la cantidad y la calidad del forraje producido.

Un dels camps experimentals. Autora: Rosa Llurba
Uno de los campos experimentales. Autora: Rosa Llurba

Un estudio recientemente publicado en la revista Journal of Applied Ecology, demuestra que a las malas hierbas les cuesta mucho más desarrollarse en cultivos que combinan varias especies de plantas forrajeras. Contrariamente, los cultivos que sólo producen una sola variedad tienen muchos más problemas para eliminar las malas hierbas, lo que puede disminuir la calidad y cantidad del forraje.

Estas son las principales conclusiones del estudio, liderado por la investigadora del CTFC y profesora de la Universidad de Lleida (UdL), M. Teresa Sebastià, y en el que también ha participado la investigadora del CREAF Àngela Ribas. La investigación ha demostrado que combinando dos plantas leguminosas y dos gramíneas hay un 50% menos de malas hierbas y también se necesita aplicar menos fertilizantes nitrogenados en el campo.

Podéis leer la noticia completa en la web de la UdL y la entrada que ha hecho la revista Journal of Applied Ecology en su blog.

ARTÍCULO

Conolly J., Sebastià M.T., Ribas A., et al. (2017). Weed suppression greatly increased by plant diversity in intensively managed grasslands: A continental-scale experimentJournal of Applied Ecology. DOI: 10.1111/1365-2664.12991

Artículos relacionados

Edward O. Wilson (1929–2021), Red Hills, Alabama, 2010. Fotografía de Beth Maynor Young.
Noticias
CREAF

En recuerdo de Edward O. Wilson

Las investigadoras del CREAF Olga Boet, Angham Daiyoub, Oriol Lapiedra y Daniel Sol recuerdan el gran legado del biólogo y entomólogo Edward Osborne Wilson, fuente de inspiración para nuestro ámbito de estudio.