Nace el primer observatorio ciudadano de mariposas urbanas

22 de febrero 2018

El CREAF coordina el equipo científico que hay detrás del observatorio pionero en España y que, con la ayuda de un equipo de voluntarios, seguirán la evolución de las poblaciones de mariposas en 54 jardines de Barcelona y Madrid.

Foto: Eloy Revilla

Foto: Eloy Revilla

¿Sabías que en los jardines de Madrid y Barcelona podemos encontrar hasta 49 especies diferentes de mariposas? A pesar de esto, no sabemos si sus poblaciones están en aumento, en regresión, o si contamos con más o menos especies ahora, que hace cinco años. Por ello, la investigadora Yolanda Melero, del CREAF, ha impulsado con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente la creación del primer observatorio ciudadano de mariposas urbanas en las ciudades de Madrid y Barcelona que ha bautizado en el nombre de uBMS (del inglés urban Butterfly Monitoring Scheme). Este observatorio reclutará un mínimo de 40 personas voluntarias en cada ciudad que tendrán un objetivo en común: visitar quincenalmente los jardines que tienen a cargo y anotar tanto las especies, como el número de mariposas que ven. “En la terminología científica a esto se le llama monitorizar especies, y sirve para poder saber la diversidad de mariposas y cómo varían las poblaciones en el tiempo”, comenta Yolanda.

Con estos datos, el equipo científico que hay detrás del proyecto podrá entender mejor la biodiversidad urbana, crear un indicador para evaluar qué calidad de biodiversidad tiene una zona verde, o ver qué razones hay detrás de ciertas apariciones o extinciones de especies en la ciudad.

Para que las personas voluntarias hagan un trabajo útil se creará una app específica y un grupo de trabajo dónde podrán explicar sus experiencias, compartirlas y dialogar con las personas expertas. Además, se les ofrecerán cursos gratuitos de identificación de mariposas.

¿Cómo crear oasis de mariposas en Madrid y Barcelona?

Un programa de seguimiento de mariposas urbanas es un paso importante que hay que dar para avanzar hacia un modelo de ciudad más verde y más respetuosa con la biodiversidad. “Una vez sabemos qué poblaciones y especies de mariposas hay en cada jardín y cómo evolucionan, podemos estudiar cómo les afectan la urbanización, qué plantas les favorecen,  cual es el tamaño idóneo de una zona verde, o muchos otros factores”, añade Yolanda. Con ello, el equipo científico podrá asesorar a los ayuntamientos de Barcelona y de Madrid, ambos colaboradores del proyecto, para que sean capaces de crear sus propios oasis de mariposas.

Las vanesas también se pueden encontrar en las ciudades (Foto: Eloy Revilla)

Las vanesas también se pueden encontrar en las ciudades (Foto: Eloy Revilla)

“Entre todos elaboraremos estrategias o diseños de ciudad y de zonas verdes que hagan aumentar las poblaciones de mariposas y su diversidad”,comenta Yolanda Melero.

El observatorio es una iniciativa del  CREAF en colaboración con el Museu de Ciencies Naturals de Granollers, la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Autónoma de Madrid. Cuenta con el apoyo de iniciativas similares como  el Grupo de Seguimiento de Fauna (Universidad Complutense de Madrid), los programas de seguimiento de mariposas catalán CBMS y español BMS España y el proyecto europeo Butterfly Conservation Europe. Cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y la colaboración de los ayuntamientos de Madrid y Barcelona.

El retrato de una mariposa urbanita

La vida de ciudad no es fácil para una mariposa. Muchas mueren cuando se mueven de un jardín a otro o buscando un alimento en particular que es escaso.

Las especies de mariposas que vuelan distancias cortas o que no son muy ágiles volando no consiguen llegar a los jardines más lejanos o pocos conectados con otras zonas verdes.

Además, muchas de éstas sólo se alimentan de plantas concretas tienen más dificultades de encontrar comida en los jardines, dónde la mayoría de plantas son ornamentales. Por ello, las mariposas más comunes de las ciudades son aquellas que se mueven más fácilmente y que tienen hábitos de alimentación generalistas, que comen un poco de todo. Hablamos de especies como las blanquitas, Pieris rapaePieris brassicae.

Una imagen de una blanquita (Foto: Eloy Revilla)

Una imagen de una blanquita (Foto: Eloy Revilla)

Ocasionalmente también podemos ver otras especies poco frecuentes pero que en determinados momentos del año pasan por nuestras ciudades en el curso de migraciones; por ejemplo la Vanesa de los cardos (Vanessa cardui), que se puede ver hasta cruzando carreteras. Para encontrar especies menos frecuentes en la ciudad, como la mariposa macaón (Papilio machaon) y la medioluto ibérica (Melanargia lachesis), tendremos que visitar jardines cercanos a zonas naturales, o jardines más grandes y con mejor vegetación nativa, los de mayor riqueza de especies.

, , , , ,

Anna Ramon Revilla
Responsable de comunicación en el CREAF. Soy licenciada en Biología por la UAB y Máster en Comunicación Científica y Ambiental por la UPF. Apasionada de la comunicación corporativa con más de 7 años de experiencia en el sector de la I + D + i en temas ambientales. Desde el año 2011 conduzco la estrategia de comunicación del CREAF.
Artículos relacionados
,
¿Quieres saber qué líquenes puedes encontrar en tu escuela y ciudad? Apúntate al LiquenCity!
20 de junio 2018CREAF
Josep Peñuelas, miembro distinguido de la Academia China de la Ciencia
15 de junio 2018CREAF
Nace un nuevo sistema de alerta del riesgo de aparición de arbovirus autóctonos como el Zika o el dengue
7 de junio 2018Marina Torres Gibert
Nuevos vídeos disponibles de las CREAF Talks
5 de junio 2018Albert Naya i Díaz
Un mundo que se funde
31 de mayo 2018Jaume Terradas

Follow CREAF on: